Noticias

imagen cabecera

Jorge Iñesta, subdirector General de Industria e Inspección de la Comunidad de Madrid: “Hemos intensificado las inspecciones de puertas automáticas”

Jorge Iñesta Burgos, Subdirector General de Industria e Inspección de la Comunidad de Madrid, explica en la siguiente entrevista que se han puesto en marcha una batería de medidas que incluyen tanto la intensificación de las inspecciones como una importante campaña de difusión dirigida a todos los agentes del sector (fabricantes, instaladores, colegios profesionales, administradores de fincas, técnicos municipales, empresas constructoras, etc.), para dar a conocer la normativa vigente y concienciarles sobre sus responsabilidades.

20 jul 2021

¿Qué importancia tiene el marcado CE?

El marcado CE es el sistema que ha diseñado la Unión Europea para que los fabricantes hagan visible en sus productos una declaración expresa de que éstos cumplen toda la normativa europea de armonización que les resulta de aplicación. Al colocar el marcado CE en dichos productos, los fabricantes adquieren una importante responsabilidad sobre ellos y, a cambio, obtienen la conocida como «presunción de conformidad», que hace que los Estados miembros no puedan prohibir u obstaculizar la libre circulación, comercialización y puesta en servicio de los mismos, salvo que demuestren que estos no cumplen la normativa europea que he mencionado antes.

Es importante aclarar que, en el caso de las puertas automáticas de garaje, el marcado CE es obligatorio y garantiza que el producto sobre el que va colocado es seguro, por lo que cualquier puerta que no lo lleve no cumple la normativa vigente y, por tanto, no puede comercializarse en el territorio de la Unión Europea.

También conviene resaltar que, además del marcado CE, los fabricantes deben facilitar a todo aquel que adquiere una puerta automática de garaje dos importantes documentos, llamados «Declaración CE/UE de conformidad» y «Declaración de prestaciones». Estos documentos deben ser conservados por el propietario de la puerta porque son los que demuestran que ésta cumplía la normativa vigente en el momento de su puesta en servicio y pueden serles solicitados por las autoridades públicas para acreditarlo.   

¿Cuáles son los criterios empleados para realizar la vigilancia del mercado de las puertas automáticas de garaje?

La vigilancia del mercado de las puertas automáticas de garaje incluye todas las actuaciones que realizan las autoridades competentes para garantizar que sólo se comercializan en España puertas seguras, que cumplen la normativa vigente.

Este tipo de actuaciones se llevan a cabo sobre puertas lo más nuevas posible, para evitar que estas hayan sufrido algún deterioro o modificación como consecuencia del uso, que no sea responsabilidad del fabricante. Los aspectos que se comprueban en las inspecciones realizadas pueden variar de un año a otro, ya que se puede comprobar cualquier requisito previsto en la normativa aplicable.

No obstante, en las campañas realizadas en los últimos cuatro años a nivel nacional, se han verificado los siguientes: la existencia del marcado CE y la colocación de todas las inscripciones exigidas reglamentariamente; la existencia de la declaración de conformidad y de la declaración de prestaciones, así como la inclusión en las mismas de toda la información necesaria; la entrega a los propietarios de las puertas de los manuales de instrucciones, uso y mantenimiento; y la presencia en las puertas de una serie de elementos de seguridad previamente prefijados.

¿Qué resultados han dado las inspecciones en el sector de puertas automáticas en la Comunidad de Madrid durante los últimos años?

Los resultados de las campañas de vigilancia del mercado llevadas a cabo han sido bastante decepcionantes, ya que se ha constatado que un elevado número de puertas son suministradas sin los marcados y documentos necesarios para poder comercializarse e instalarse. Además, un porcentaje bastante alto de puertas presentaron defectos de seguridad, por lo que, de no haber intervenido la Administración, su uso podría habría puesto en riesgo a las personas y los vehículos que transitaban por ellas.

Por eso, para corregir esta situación, desde la Comunidad de Madrid se han puesto en marcha una batería de medidas que incluyen tanto la intensificación de las inspecciones como una importante campaña de difusión dirigida a todos los agentes que participan en este sector (fabricantes, instaladores, colegios profesionales, administradores de fincas, técnicos municipales, empresas constructoras, etc.), para dar a conocer la normativa vigente a todos ellos y concienciarles sobre sus responsabilidades y sobre la importancia de cumplir con la misma.

Por otra parte, también se van a endurecer las actuaciones sancionadoras contra aquellos que incumplan la normativa, que pueden llegar a recibir multas de hasta seis millones de euros por sus infracciones, y que incluso podrían llegar a ser más si sus acciones ocasionan un daño o riesgo grave para las personas o los bienes. La Comunidad de Madrid preferiría no tener que recurrir a estas sanciones tan altas, pero no puede seguir permitiendo que se vendan puertas que ponen en riesgo la seguridad de los ciudadanos madrileños.