Noticias

Fondo azul

Una nueva era en la prevención de riesgos laborales

La prevención de riesgos laborales tendrá que adaptarse a un nuevo entorno de trabajo, conviviendo con el covid-19

Desde ANEPA-ASPA, EAE Business School y ASEPAL explican los principales cambios que se producirán

13 may 2020

Las medidas organizativas (concentración de personas, distanciamiento, higiene, etc.) deberán ser implementadas en cualquier lugar de trabajo, explican desde los Servicios de Prevención Ajenos ANEPA-ASPA. Además, "la vigilancia de la salud debería poder realizar pruebas de laboratorio que permita entornos libres de Covid-19 y estudios epidemiológicos". En definitiva, "cualquier otra actuación preventiva estará afectada por el control de la trasmisión, al menos en los próximos meses o años". Según la Asociación Nacional de Entidades Preventivas Acreditadas (ANEPA), "los servicios de prevención de riesgos laborales son fundamentales en la fase de control, como lo han sido en la fase de propagación y lo serán en las siguientes subfases provocadas por el SARS-CoV-2".

Las nuevas medidas se están implantando rápidamente. Mónica Seara, profesora de EAE Business School, explica que los técnicos de prevención de riesgos laborales "deben tirar de creatividad para poder establecer todos los procedimientos y protocolos que se dictan, tanto desde el gobierno como desde el INSST (Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo), en materia de prevención de riesgos frente al covid19".

Actuaciones preventivas

 

La medida estrella que han implementado todas las empresas cuyo proceso productivo permite no acudir al centro de trabajo ha sido teletrabajar; pero las que no han podido acogerse a este mecanismo, han puesto en marcha diversas actuaciones preventivas, entre ellas las siguientes: "reducir los grupos de trabajo para garantizar la distancia de seguridad; hacer turnos para que la gente no se cruce en la empresa; eliminar las zonas comunes, comedores, zonas de café, vestuarios…; entregar mascarillas; usar geles hidrogenados y guantes; reducir las reuniones al máximo; instalar pantallas de protección, además del resto de EPIs; marcar itinerarios de circulación; espaciar los turnos de trabajo; controlar la temperatura de los trabajadores´ y realizar test".

 

Por su parte, desde ASEPAL recuerdan que los equipos de protección individual (EPI) se han convertido en un elemento de especial relevancia y consideran fundamental que, a la hora de adquirirlos, "las empresas exijan el cumplimiento de la normativa a sus proveedores y verifiquen que el producto que le ofertan es conforme". Así, aconsejan "que elijan proveedores con experiencia en el sector y que garanticen la calidad de los equipos".