Noticias

imagen cabecera

El valle de Coachella tendrá el primer vecindario de casas impresas en 3D del mundo

Hace unos meses entrevistamos a la empresa Mighty Building, dedicada a la construcción y entrega de viviendas accesorias mediante fabricación aditiva de hormigón. Hace unos días la empresa anunció su asociación con Palari Group, constructora especializada en el desarrollo de inmobiliario sostenible, para construir una comunidad de viviendas en la ciudad de lujo Rancho Mirage, en el valle de Coachella. Al parecer, la ciudad ha recibido ya potentes inyecciones de capital, llegando a recaudar más de 70 millones de dólares por parte de los inversores desde que emitió su anuncio. Este proyecto muestra sin duda el potencial que tiene la fabricación aditiva en el sector de la construcción y, además, podría revolucionar la concepción de la fabricación con hormigón.

15 abr 2021

El proyecto llevado a cabo por Mighty Buildings y Palari Group pretende desarrollar 15 viviendas hechas con impresión 3D. Cada una de las 15 casas será de 134 metros cuadrados y tendrá tres habitaciones, dos baños, una terraza y una piscina. ¿El precio? Cada vivienda se venderá por un mínimo de 595 mil dólares. Además, los interesados pueden agregar una segunda construcción, un poco más pequeña (65 metros cuadrados), con dos habitaciones más y un baño, por 255 mil dólares adicionales. El proyecto pretende iniciar sus obras en septiembre y finalizarlas en la primavera de 2022. Muchas personas ya consideran la construcción de hogares con impresión 3D como “el futuro de la vivienda”

El Rancho Mirage, ubicado en el valle de Coachella cerca de Palm Springs, cuenta con una superficie de 2 hectáreas. Las casas 3D estarán fabricadas a partir de un material compuesto de piedra. Lo característico del hormigón extruido es que es muy resistente al fuego, al agua y a prueba de termitas, según afirma Basil Starr, CEO de Palari Group.  Las casas se montan uniendo entre sí una serie de paredes interiores y exteriores como si fueran piezas de Lego. A parte de esto, todos aquellos componentes y materiales que no se pueden imprimir en 3D, se obtienen de manera sostenible. Los propietarios de la vivienda podrán igualmente equipar la casa con dispositivos adicionales con baterías domésticas Tesla Powerwall, paneles solares y cargadores de vehículos eléctricos.

Starr también dijo a la CNN: “En la construcción con madera hay un desperdicio significativo que se genera por cada casa que se está construyendo. Alrededor de dos toneladas de desperdicio se van a los campos, y la impresión 3D es una forma revolucionaria de construir que elimina por completo ese desperdicio innecesario”. Además de ser más sostenible con el medio ambiente que la construcción tradicional, esta tecnología 3D ofrece otras ventajas como la estabilidad de los precios, la velocidad de construcción y la calidad de los componentes. 

FUENTE: 3DNative