Notas de prensa

Brother amplía su gama de impresoras portátiles para etiquetas y recibos

Como muestra de su continua apuesta por el mercado del etiquetado, Brother, experto en soluciones de impresión, identificación y digitalización, ha anunciado que ha ampliado su creciente gama de impresoras térmicas portátiles para etiquetas y tickets con el lanzamiento de la nueva serie RJ-3200. Esta nueva gama en formato 3”, que sustituye a los modelos previos RJ-3050 y RJ-3150, ofrece modelos más competitivos orientados a mejorar la productividad, flexibilidad y autonomía, algo extremadamente importante en equipos de impresión portátil.

07 feb 2022

La serie RJ-3200, compuesta por los modelos RJ-3230BL y RJ-3250WBL destaca por su robustez. Diseñadas para entornos exigentes cuentan con certificación IP54, certificación militar y están preparadas para soportar caídas de hasta 2 metros sin sufrir daños. Incluyen batería inteligente de gran autonomía para minimizar interrupciones de impresión y garantizar su duración a lo largo de la jornada de trabajo.

Cuentan con múltiples opciones de conectividad para una mayor flexibilidad: USB tipo C para carga y transmisión de datos, Bluetooth MFI (Made For iOS), AirPrint, NFC, WiFi (modelo RJ-3250WBL) y Ethernet añadiendo la base de carga opcional que permite actualizar hasta 4 impresoras durante la noche mientras se cargan, para tenerlas listas y funcionando al máximo para el siguiente turno.

Son versátiles, ya que permiten imprimir tanto etiquetas como recibos y cuentan con accesorios para adaptarlas a distintas necesidades y sacarles el máximo partido, como el despegador de etiquetas y el kit linerless, válido para imprimir etiquetas con una longitud personalizada y de manera ecológica, gracias a que los rollos de etiquetas no llevan el papel de soporte. Además, son compatibles con los principales softwares de diseño y gestión de etiquetas: Bartender, SOTI, Loftware (Nicelabel), TEKLYNX y SAP.

La nueva gama de Brother integra aplicaciones para ayudar en todo tipo de tareas, principalmente en el sector retail para un reetiquetado de precios in situ y en el sector transporte y logística, como por ejemplo para flexibilizar los puntos de impresión dentro del almacén como un complemento a las estaciones de impresión fijas