Noticias

imagen cabecera

BCN3D, la startup que conquista a Seat o Airbus con su negocio de impresoras 3D

La compañía catalana busca consolidar su negocio en el mercado norteamericano tras su llegada a Nueva Jersey en diciembre, donde ya vende un 20% de sus ingresos.

18 ene 2022

BCN3D, es una startup catalana que a través de su plataforma ofrece equipos de impresoras 3D de escritorio con el objetivo de democratizar el acceso a este tipo de máquinas, y además ofrece servicios en la 'nube' con un software propio para facilitar su uso y permite a empresas y profesionales conectar y gestionar las impresoras 3D en tiempo real y en cualquier parte.

Después de haber llegado a Estados Unidos en diciembre del año pasado, ahora la empresa pone el foco en afianzar su negocio en todo Norteamérica gracias a la instalación de su centro de logística en Nueva Jersey para agilizar los procesos de entrega. "La idea es tener más negocio. Actualmente tenemos a un socio logístico allí, un equipo pequeño que irá creciendo", indica el consejero delegado de BCN3D, Xavier Martínez Faneca en conversación con La Información. El mercado norteamericano equivale a un 33% de los ingresos mundiales de la impresión 3D, según cuentan de la compañía, y "nosotros estamos vendiendo un 20%, por lo que sabemos que hay potencial allí".

La historia de la startup ha ido cambiando durante los años. Se inició en 2011 dentro de un centro tecnológico, el de la Fundació CIM de la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC). Contaban con máquinas de impresión 3D industriales (que eran "caras e inaccesibles") y ellos basaron su actividad en crear kits de impresoras de escritorio que valían unos 1.000 euros y eran fáciles de entender. Allí surgió la idea de hacer una unidad de negocio que permitiera trabajar con esta tecnología de manera sostenible; es decir, que pudieran financiar sus actividades a través de la venta de estos kits.

Con el paso de los años fueron perfeccionando estas máquinas, y pasaron de ser una impresora que debía montarse, a una que ya estaba totalmente lista para "llegar e instalar" (su modelo Sigma). Incluyeron su tecnología IDEX (que permite imprimir con dos cabezales de forma independiente), lanzaron Metal Pack para impresión en acero inoxidable, y en 2015 pasaron de facturar 900.000 euros a casi 2 millones en 2016. "En ese momento hicimos un gran avance tecnológico y quisimos dar un paso más allá", dice Martínez Faneca. Es por esta razón que en 2019 levantaron una ronda de financiación por 2,7 millones para realizar un spin-off e independizarse del centro tecnológico.

La compañía desde aquel entonces, ha captado un total de 5,5 millones de euros en diferentes ampliaciones de capital que ayudaron a la compañía en el desarrollo de nuevos materiales y hardware, además de su expansión. Gracias a estos movimientos son parte de la cartera de grandes inversores como Accurafy4; JME Ventures (quien tiene a las españolas Yaba o Genially en su portafolio); Danobatgroup; la empresa pública CDTI; Mondragón, fondo gestionado por Clave Capital y Victoria Venture Capital. Con este dinero además han sacado nuevos productos y en septiembre de 2021 compraron la plataforma de impresión 3D AstroPrint para impulsar sus soluciones de software en la 'nube'.

Aunque las cifras de la transacción no se han hecho públicas, la compañía asegura que la adquisición del 100% de AstroPrint fue con fondos propios. Aparte, la administración de BCN3D decidió mantener a la mayoría del equipo técnico de esta compañía con ADN español (de Málaga) y origen estadounidense. Gracias a esta alianza han montado toda su tecnología de 'nube' encima de lo que ellos ya tenían desarrollado. "El servicio de 'nube' es muy importante para el futuro de la impresión 3D porque cada vez hay más mejoras pero lo importante es la capacidad de aglutinar todo debajo del mismo sombrero. Así el cliente también entiende todo mejor y en una sola pantalla”, asegura el CEO de la empresa.

BCN3D Stratos es otro de sus software que tiene como finalidad buscar la velocidad, la eficiencia, y una impresión de alta calidad. La idea de la startup es que en uno o dos años pase a ser parte de su servicio 'BCN3D Cloud' para centrar todo en uno para que sus clientes como BMW, Nissan, Airbus, Camper, hospital Sant Joan de Deu de Barcelona, NGNY, Seat o incluso, la NASA, puedan acceder a sus soluciones de manera fácil. En general, tienen clientes variados al no ser una empresa de nicho y hay tres aplicaciones básicas para sus productos: de prototipo, como Camper para sus zapatos; de utilería como lo utiliza Nissan, y de producto final como es el caso de NGNY.

Ya para este nuevo año su plan es lanzar nuevos productos y proyectos que tienen en recámara con el objetivo de que en los próximos dos o tres años su negocio esté consolidado al 100% en cuanto a volumen de negocio y actividad. En 2019 la compañía facturó 4,1 millones de euros y en 2020 4,5 millones de euros, mientras que las cifras de 2021 aún no se han revelado. "Creemos que en los próximos 5 o 10 años será bastante interesante el sector de la impresión 3D, que ayudaremos a muchos... pero hay que seguir trabajando para ello", señala Martínez Faneca. Mientras la startup catalana se enfocará en la creación de nuevos productos para que en los próximos años mejore tanto la facturación nacional como la norteamericana.

FUENTE: LaInformación.com