Noticias

Información de interés para la generación sénior.
Conoce el proyecto Vida Silver.

Tu cuerpo es más joven de lo que piensas

Antoni M. Lluch
Antoni M. Lluch es doctor en Odontología, autor de ‘Generación Silver. Un nuevo estilo de vida’ (Ed. Almuzara) y del blog Generación Silver.

En 2005, el escritor y periodista británico Nicholas Wade firmó un artículo en el periódico New York Times con el siguiente titular: Your body is younger than you think (tu cuerpo es más joven de lo que piensas). En dicho texto, el autor describía las conclusiones del estudio sobre regeneración celular publicado por el Dr. Jonas Frisén en la revista Cells.  Frisén, tras determinar la edad de las diferentes células según la presencia de 14C en su ADN, observó que casi todo el cuerpo de una persona adulta tiene en realidad unos diez años de edad, o incluso menos.

La enfermedad no depende directamente de tu edad, sino que depende básicamente de tu estilo de vida.

Bajo esta premisa entenderás que tu edad cronológica, la que marca tu DNI, puede no corresponderse con tu edad biológica, tu edad real, por lo que si nos basamos en tu edad cronológica para situarte en el grupo de la madurez o de la vejez, te darás cuenta de que estamos utilizando una referencia completamente arbitraria.

Debes saber también que envejecer y enfermar son procesos distintos, aunque es fácil confundirlos. Es cierto que cuando el cuerpo es joven se recupera más rápido, por lo que estamos menos expuestos a sufrir enfermedades, y sanamos más rápidamente. Aun así, la enfermedad no depende directamente de tu edad, sino que depende básicamente de tu estilo de vida. Según describen la mayoría de estudios, tu salud depende en un 20% de la genética y la epigenética y en un 80% de tu estilo de vida.

Cambiar los hábitos

Ahora que lo sabes, y eres consciente de que no te has cuidado lo suficiente, es posible que te preguntes qué es lo que te espera teniendo en cuenta el estilo de vida que has llevado hasta ahora. Pensarás que es una lástima no poder volver atrás para cambiar algunos hábitos y que el daño es irreparable.

Te alegrará saber que no es así. Que si cambias tus malos hábitos, tu estilo de vida, puedes mejorar mucho tu estado de salud debido, en buena parte, a la acción de las células madre o stem cells.

En el año 2013 escribí un artículo para el suplemento Salud y Medicina del periódico El País titulado Células madre pluripotentes como nuevas vías terapéuticas, donde destacaba su importancia dentro de la medicina regenerativa, ya que son las únicas células con el potencial de reproducir la totalidad o una parte de casi todos los tejidos y órganos.

Tu edad cronológica no puedes cambiarla, pero está en tus manos envejecer o rejuvenecer ya que no todos los que nacimos el mismo año somos igual de jóvenes o igual de viejos.

Un ejemplo de ello es el reciente estudio de Peter Campbell, publicado en la revista Nature, sobre los cambios celulares que ocasiona el tabaco en el epitelio bronquial. Campbell asegura que la gente que lleva fumando más de 30 años, y que cree que es demasiado tarde para dejar de fumar se equivoca, al demostrar la capacidad del pulmón para recuperarse y regenerarse a cualquier edad.

Casi todos los tejidos tienen su propio tiempo de renovación dependiendo del desgaste a que están sometidas sus células. Si es mayor el desgaste, se regeneran o recambian antes, como les ocurre a las células que recubren el interior del intestino o del estómago, cuya vida media es de tan solo cinco días, hasta el esqueleto óseo, que tarda unos diez años en renovarse.

¿Qué edad tiene mi cuerpo?

Llegado a este punto es lógico que te preguntes cuál es la verdadera edad de tu cuerpo. La respuesta la encontramos en el nivel de tus marcadores biológicos o biomarcadores, aunque su descripción sería motivo para otro artículo. Debes quedarte con la definición de David Sinclair, profesor del Departamento de Genética de la Facultad de Medicina de Harvard: Todos envejecemos a distintos ritmos según nuestros genes, lo que comemos, cuánto nos ejercitamos y a qué toxinas ambientales estamos expuestos. La edad biológica es la que determina nuestra salud y, en última instancia, nuestra esperanza de vida. La edad biológica es el número de velas que deberíamos apagar. En el futuro, con los avances para controlar la edad biológica, tal vez tengamos menos velas en el pastel que en el año anterior”.

Tu edad cronológica no puedes cambiarla, y ojalá puedas cumplir muchos años, pero, como describo en el libro Generación Silver. Un nuevo estilo de vida (Ed. Almuzara) está en tus manos envejecer o rejuvenecer ya que no todos los que nacimos el mismo año somos igual de jóvenes o igual de viejos.

Debes aceptar que tú eres el principal responsable de tu estado de salud y de decidir cómo quieres vivir el futuro ya que, sea cual sea tu estado, siempre puedes mejorar. Recuerda un 20% depende de la genética y un 80% de tu estilo de vida.

 Antoni M. Lluch es doctor en Odontología, autor de ‘Generación Silver. Un nuevo estilo de vida’ (Ed. Almuzara) y del blog Generación Silver.

Agenda que te puede interesar