Noticias

Información de interés para la generación sénior.
Conoce el proyecto Vida Silver.

Entrenar la curiosidad

Catalina Hoffmann
Catalina Hoffmann Muñoz-Seca es la creadora del Método Hoffmann y el programa Neurofitness de entrenamiento cerebral.

El crecimiento constante en la vida requiere mantener la curiosidad intacta en todo nuestro devenir. La pandemia está siendo un excelente termómetro para que cualquier adulto mida su nivel de curiosidad ante cambios imprevistos y adecue su comportamiento en este nuevo mundo que amanece.

Ante esto, nos planteamos esta pregunta: ¿Van unidos curiosidad y creatividad? En parte sí, pues son elementos que se complementan. La curiosidad nace ante un reto y para resolverlo se debe atacar la creatividad. Estos componentes que parecen innatos en algunos o inexistentes en otros, se entrenan y desarrollan. Existen dos etapas cruciales para ello, una es la infancia y otra la vejez.

En la sociedad que vivimos, estar entre los 60 y 90 años puede convertirse en la etapa más gratificante de la vida de un adulto.

Los métodos educativos han tocado este tema con gran profundidad y uno de los pilares de la innovación educativa es cómo generar curiosidad y creatividad en la población infantil y adolescente. Sin embargo, nadie parece ocuparse de la curiosidad en la época más plena de la vida: el inicio de la vida sénior.

Puede resultar sorprendente que denomine esta época como la más plena. Pero en la sociedad que vivimos, estar entre los 60 y 90 años puede convertirse en la etapa más gratificante de la vida de un adulto. Una condición imprescindible es mantener la independencia física y mental, y para ello, el cerebro, igual que el cuerpo, necesita ejercitarse. La simbiosis entre el mundo físico y mental es completa.

En mi entorno familiar siempre he oído una frase en latín “mens sana in corpore sano”, que cada día adquiere más relevancia. Existen constantes descubrimientos que ponen encima de la mesa ideas como que nuestro segundo cerebro está en nuestro intestino. La nutrición se ha convertido en un elemento crucial en nuestras vidas y el mantenimiento del cuerpo es una obsesión para gran parte de la población.

La apatía destroza la curiosidad, la falta de curiosidad destroza la creatividad y los cerebros se anquilosan.

¿Y el cerebro? Parte de la población Silver es consciente que mantenerse activo aporta valor a su vida, pero muchos desconocen que curiosidad y creatividad se pueden entrenar. El cerebro se entrena de la misma forma que el cuerpo se ejercita. El cerebro se apoltrona de la misma forma que nuestro cuerpo se acomoda.

Hacer cinco minutos más de ejercicio cotidiano se convierte a veces en aburrido y poco motivador. Hacer cinco minutos de ejercicio mental puede seguir la misma senda. Y en nuestro cerebro, el efecto puede ser devastador, pues abre la puerta a la apatía. La apatía destroza la curiosidad, la falta de curiosidad destroza la creatividad y los cerebros se anquilosan.

La reserva cognitiva y las neuronas ‘netflix’

¿Cómo se puede romper este círculo vicioso? ¿Cómo se puede recuperar la curiosidad? Nuestro cuerpo tiene cuatro ejes totalmente integrados: el físico, el emocional, el cognitivo y el nutricional. Actuar sobre los cuatro es indispensable para poder mantener o desarrollar la curiosidad.

Quizá el eje cognitivo y el entrenamiento cerebral es el más novedoso. Existe amplia investigación sobre la “reserva cognitiva” que cada cerebro posee y existen muchos estudios de cómo esta despensa de neuronas inactivas puede ayudar a mantener la independencia y el bienestar en la vejez. Coloquialmente, yo he denominado esta reserva nuestras neuronas netflix, neuronas que están inactivas, viendo la televisión, y que debemos activar para poder paliar deficiencias que surjan en el cerebro creando nuevos canales de comunicación internos. Poner en funcionamiento esta despensa requiere actuaciones concretas y entre ellas, despertar la curiosidad.

Curiosidad generación silver
Mantener la curiosidad activa es esencial para las neuronas. @iStock by Getty Images

El clímax de la vida intelectual: la vejez

Entrenar la curiosidad significa entrenar con retos cotidianos. Para ello hay que hacer ejercicio cotidiano que inicie el camino de desear progresar y crecer. Curiosidad es sinónimo de entrenamiento. De la misma forma que se aprende a estirar el cuerpo, se aprende a ser curioso y creativo. Lógicamente hablamos de curiosidad y creatividad cotidiana. Hay cerebros que generan en la época silver grandes aportaciones, pues durante toda su vida han ido construyendo y es, en esta etapa de la vida, cuando la construcción final se define en toda su plenitud.

Son cerebros privilegiados que encuentran en la vejez el clímax de su vida intelectual. Pero hay cerebros más cotidianos, de uso del día a día, que con el entrenamiento siguen despertando cada día el gusanillo de afrontar nuevos retos y apostar por seguir progresando. Esa gran mayoría de cerebros necesitan entrar en la senda del entrenamiento para mantener vivo ese deseo.

Ejercitar la curiosidad y lanzar la creatividad son los ejes que el movimiento silver debe apadrinar para demostrar todo su valor a la sociedad.

Vivimos una época fascinante para envejecer con plenitud. Pero al mismo tiempo, con un gran divorcio en cómo entiende la sociedad actual el envejecer y cómo la generación actual silver quiere que se entienda. Solo se demuestra haciendo, y esta generación que ha sido muy luchadora en todas las etapas de su vida, debe demostrar que quienes deciden son ellos, que la independencia es el principal camino del empoderamiento y que la curiosidad es el eje de mantenerse activo.

Muchos de los líderes del mundo son adultos de más de 60 años y son prueba viva del valor diferencial de esta edad. Ejercitar la curiosidad y lanzar la creatividad son los ejes que el movimiento silver debe apadrinar para demostrar todo su valor a la sociedad. Mi aportación personal en mis 20 años de vida profesional ha girado en demostrar cómo la llamada vejez no es más que una etapa plena que se debe desarrollar. He constatado como la curiosidad y la creatividad se despiertan a través de un entrenamiento constante.

Catalina Hoffmann Muñoz-Seca es especialista en Estimulación Cognitiva y experta en Entrenamiento Cerebral, además de creadora del Método Hoffmann y el programa Neurofitness de entrenamiento cerebral.

Agenda que te puede interesar