Noticias

Información de interés para la generación sénior.
Conoce el proyecto Vida Silver.

Cómo convertir tu casa en un lugar seguro y libre de accidentes

Tener una correcta iluminación, ducha en vez de bañera o evitar las alfombras. Tengas la edad que tengas, y aunque conserves un fantástico físico en tu madurez, es mejor prevenir caídas y otros incidentes domésticos siguiendo estos consejos.

Daniel Ibiza tenía formación y experiencia. Había cuidado de personas dependientes. Pero fue cuando su madre enfermó y empezó a cuidarla se dio cuenta de que la casa se había convertido en un espacio minado, un lugar agresivo que tenía que adaptar a la nueva situación. Siete de cada diez accidentes de mayores ocurren en el espacio del hogar. Nadie está a salvo de sufrir un accidente en casa, pero es el público silver (junto con los niños) uno de los principales grupos de riesgo, debido a la lentitud de reflejos, la menor movilidad y la disminución de agudeza visual y auditiva.

La mejor forma de prevenir estos accidentes es preservar una buena forma física con deporte adaptado a la edad y una buena alimentación. Pero aunque seamos independientes y nuestro cuerpo nos responda, debemos adaptar nuestra casa y hacerla más cómoda y segura, quizá no para ahora, pero sí para un futuro.

Una buena iluminación

Daniel Ibiza es hoy emprendedor. En 2016, aprovechando su vivencia personal y profesional, decidió crear Aiudo, una empresa de cuidadores a domicilio. Basándose en su experiencia en el sector asegura que “la mejor receta para evitar accidentes es la prevención”. Señala cómo adaptar el domicilio o contratar a un cuidador puede ahorrar muchos sustos en el futuro. Estos sustos, explica, se concentran cuando la iluminación es más baja. “Las caídas por la noche son, por desgracia, acontecimientos muy comunes”, señala. “En muchas ocasiones se quedan en nada, pero en otras pueden derivar en una rotura de cadera”. Por eso una buena iluminación es básica en la prevención de accidentes.

Todas estas medidas se deben combinar con un ejercicio suave y acorde a la edad para mantenernos fuertes y ágiles.

Toda la casa tiene que estar bien iluminada y es importante que haya una luz que podamos encender sin levantarnos de la cama para poder dar esos primeros pasos (siempre más torpes y tambaleantes) con buena iluminación si nos levantamos por la noche.

Prevenir las caídas

De los accidentes domésticos que sufren las personas mayores, los más frecuentes son, con diferencia, las caídas. Según datos del INE, en 2019 (último año del que se publicaron registros), murieron 2.801 personas de 65 o más años debido a caídas accidentales. La cifra cobra otra dimensión si la comparamos, por ejemplo con las 158 muertes causadas ese mismo año por accidentes relacionados con fuego, humo o quemaduras, el segundo motivo de accidentes domésticos.

calzado adecuado gente silver
Despejar los espacios comunes, las escaleras y, sobre todo, tener un buen calzado evita caídas.

Chema Sanjuán, director de la división domiciliaria de DomusVi España, señala la forma más evidente de evitar las caídas en casa: “Hay que retirar pequeños obstáculos u objetos que tienen los usuarios en sus propias casas, como las alfombras”. Ante esta evidencia, la primera opción sería retirar las alfombras para despejar el paso (una cosa menos que limpiar). Los desniveles que causan, las arrugas y su superficie irregular son causantes de muchos resbalones indeseados.

Por otro lado, lo mejor sería despejar la casa de cables. Tampoco es cuestión de renunciar a la electricidad y el mundo tecnológico. Unas grapas de pared pueden anclar los cables sobre los rodapiés, despejando el suelo y, de paso, disimulando la presencia antiestética de estos cables. Por último, tener una casa siempre recogida es la mejor solución. No solo por estética, también por seguridad.

El baño, territorio ‘comanche’

Arreglado el dormitorio y el salón, llega la hora de echar un vistazo al baño. Sanjuán señala esta habitación como un lugar especialmente conflictivo por los “pequeños resbalones, por estar el suelo mojado después del aseo”. Resulta aquí más funcional instalar un plato de ducha o sumidero que una bañera, aconsejable también poner un pasamanos o agarradera y por último, colocar una alfombrilla antideslizante en el plato de ducha.

accidente bano silver
Los baños son el lugar donde más accidentes domésticos se producen, hay que vigilar los grifos y las duchas.

Sanjuán, que gestiona dentro de DomusVi un servicio de ayuda a domicilio “indicado para evitar, entre otros, posibles accidentes en los domicilios”, señala que, en algunos casos, aunque la persona sea autónoma y pueda ducharse sin ayuda, es recomendable que pueda realizarlo cuando un auxiliar de ayuda a domicilio se encuentre allí. “Así, en caso de producirse algún tipo de inseguridad o accidente, tendremos la tranquilidad de encontrarnos con una persona cercana”.

Un buen calzado, el aliado

Hay otros consejos que no necesitan de instalaciones ni desembolsos económicos. Si fumas, es mejor no hacerlo en la cama y usar siempre ceniceros de agua. Si tienes cocina de gas, hay que revisar que las rendijas de ventilación estén siempre despejadas. Si en tu casa hay escaleras, estas deben estar siempre despejadas de objetos y al subirlas o bajarlas es recomendable hacerlo agarrado al pasamanos. Más fácil que cambiar los suelos por unos menos deslizantes (y mucho más barato) es cambiar el calzado por uno que, además de cómodo, ofrezca un buen agarre.

Tener una casa siempre recogida es la mejor solución. No solo por estética, también por seguridad.

caida gente silver
Las caídas en la población sénior son habituales, y no debemos confiarnos por tener un buen estado físico.

Estos serían los consejos principales para adaptar la casa a nuestras necesidades y hacer de ella un lugar seguro. Hay muchos otros que se desgranan con detenimiento en manuales especializados como la Guía para la prevención de accidentes en las personas mayores de la Comunidad de Madrid.

En cualquier caso, estas medidas se deben combinar con un ejercicio suave y acorde a la edad para mantenernos fuertes y ágiles. Y no son incompatibles con pedir una ayuda extra si se necesita. El hogar es un lugar donde uno debería sentirse cómodo y seguro. La forma de conseguirlo varía según la edad y las necesidades personales.

Agenda que te puede interesar