Oportunidades de negocio en la Economía Silver

Juan Carlos Alcaide
Juan Carlos Alcaide, Director General de The Silver Economy Company.

La longevidad es un logro y así debemos verla; es positiva. La madurez es la plenitud de la vida. Tener un envejecimiento digno es un derecho y, a la vez, una oportunidad para la sociedad y la empresa.

La esperanza de vida crece y la pirámide de población nos encamina a un mundo cada vez más envejecido. El informe ‘Perspectivas de la Población Mundial’, de la ONU, prevé que, en 2050, el 16% de la población mundial (una de cada seis personas) tendrá más de 65 años, respecto al 9% de 2019 (una de cada once personas).

El INE estima que para 2068 podría haber más de 14 millones de personas mayores, el 29,4% del total de la población.

En España, según el Padrón Continuo (INE) de 2019, hay un 19,3% de mayores de 65 años sobre el total  (47.026.208) y el INE, en su proyección 2018-2068, estima que para 2068 podría haber más de 14 millones de personas mayores, 29,4% del total de una población que alcanzaría los 48.531.614 habitantes.

Durante las décadas de los 30 y 40 de este siglo XXI se registrarán los mayores incrementos, con la llegada a la vejez de todos los nacidos durante el baby boom del siglo XX. El futuro está en la gente con pasado. Los mayores de 50 son los impulsores de la economía a escala mundial, tienen más capacidad adquisitiva, y ha llegado el momento de que veamos la longevidad como oportunidad y no como problema.

Se convierte en clave la Silver Economy, la actividad económica específica orientada a atender necesidades y motivaciones de las personas mayores.

Se trata de añadir años a la vida y vida a los años. Se convierte en clave la Silver Economy, la actividad económica específica orientada a atender las necesidades y las motivaciones de las personas mayores, y de sus familias, consecuencia de cuidar a/de los mayores, y la transformación de la oferta de las empresas para adaptarse a la demografía. Todos los sectores deben hacerlo. Me gusta hablar de silverización, adaptación de los productos y servicios al público sénior independientemente del sector en el que se opere. Ganar dinero atendiendo a los mayores y trabajando por y para ellos es positivo y ético, mejora nuestra sociedad y palia urgencias vitales colectivas.

No hay colectivo sénior porque entre los cincuenta años y el fin de la vida hay tramos diferenciados: no es lo mismo un maduro de 55 años que su padre de 90.

No podemos decir que hay viejos ni viejas, hay personas. Igual que no podemos hablar de un único colectivo silver o sénior. Existen diferentes subconjuntos, con algunas necesidades y motivaciones comunes, precisamente por la edad, pero hay un sinfín de particularidades.  Además de por edad, debemos segmentar por renta, estilo de vida, hábitos y otros. No hay un colectivo sénior, para empezar porque entre los cincuenta años y el fin de la vida hay tramos muy diferenciados: no es lo mismo un maduro de 55 años que su padre de 90, por ejemplo.

Lo que está claro es que la longevidad presenta retos y oportunidades en la atención de estos grupos que, dispares y heterogéneos, tienen más capacidad de compra, más tiempo y más educación y criterios de compra racionales que tuvieron sus mayores.

Diez sectores clave en la Economía Silver

Los principales sectores en los que a priori identifico grandes oportunidades son:

1. El sector tecnológico. Las llamadas age tech harán del envejecimiento una etapa más feliz y llena de comodidades; convivirán con los mayores y les facilitarán su día a día. Se trata de tecnología basada en big data, que hará uso del Internet de las Cosas y que estará presente en sus (nuestros) hogares, residencias, etc, con el denominador común de una inteligencia artificial presente en todo. La domótica es fundamental para mejorar la vida de las personas mayores en sus hogares, las residencias, los centros geriátricos… En este punto, es necesario hacer un buen tratamiento de las soluciones big data, que permitan establecer modelos preventivo-predictivos de comportamiento, personalización de las soluciones, etc.

2. El sector banca-seguros: surgirán nuevos productos financieros y se consolidarán otros ya existentes que permitirán reenfocar la gestión del patrimonio a más largo plazo y tras la jubilación. Avanzamos hacia una vida laboralmente no activa de alrededor de 30 años. Como ejemplo, Santander ha lanzado el Servicio Senior por 9 euros al mes para personas mayores de 65 años. Vivienda inversa, nuda propiedad o licuación patrimonial son conceptos que han venido para quedarse. La planificación es cada día más importante. Vivir más tiempo implica planificar cómo envejecer.

3. El sector de la moda evolucionará hacia a un público más mayor, que gasta mayor cantidad de dinero en compras que la juventud. Los y las modelos en publicidad también son de edades más avanzadas.

Considerar el envejecimiento como una enfermedad y tratarlo para revertirlo, con terapias de todo tipo, será un enorme negocio.

4. El sector beauty y el antiageing: revertir los signos externos del envejecimiento es objetivo de muchas personas. La oferta de productos y servicios enfocados a ello triunfarán. De hecho, ya hay marcas de cosmética que dirigen su publicidad y sus productos hacia los “sellennials”. Revertir el envejecimiento “por dentro”, la llamada juvenescence, generará la atención de fondos de inversión y del capital. Considerar el envejecimiento como una enfermedad y tratarlo para revertirlo, con terapias de todo tipo, será un enorme negocio.

5. El sector retail, de distribución y el e-commerce se orientará cada vez más al sénior con opciones híbridas entre fisicidad y venta online.

6. El sector manufacturero evolucionará, tanto en la fabricación de productos (purés, cremas, alimentos funcionales, en alimentación, por ejemplo), como en sus envases, que serán más usables y amigables. Como dato, más de un 50% de los consumidores con edades comprendidas entre los sesenta y los setenta años encuentran dificultades a la hora de manipular los envases alimenticios. Si te dedicas a hacer mermelada con ingredientes especialmente saludables para un público sénior pero éste no es capaz de abrir fácilmente tus envases, probablemente, dejará de comprar tu mermelada.

7. El sector del turismo y el ocio ofrecerá envejecimiento activo. Las ofertas de productos y servicios centradas en dar vida a los años tendrán gran éxito. Toda oferta que implique socialización será más atractiva, y más tras la pandemia actual. Estamos, todos, más necesitados de compañía que nunca.

8. El automóvil: la movilidad también se prepara para un público que ve alargadas en el tiempo sus capacidades pero que, a la vez, necesita de comodidades específicas. Algunas marcas ya han comenzado a fabricar vehículos adaptados al público sénior.

9. El sector de los cuidados gerontológicos vivirá una revolución. Las residencias geriátricas, los cuidados domiciliarios y la aparición de nuevos enfoques residenciales, como el sénior cohousing, auguran una gran transformación del sector.

10. Contenidos y cultura: disponen de más tiempo libre y les gusta aprovecharlo con actividades culturales y de ocio, que reflejen sus valores y estilo vital.

 

Juan Carlos Alcaide, Director General de The Silver Economy Company

Agenda que te puede interesar