Noticias

Información de interés para la generación sénior.
Conoce el proyecto Vida Silver.

Ocho productos financieros para invertir, con mayor o menor riesgo, en tiempos de pandemia

El coronavirus ha dado un vuelco al mercado de inversiones ©Getty images

Como se dice en China, las crisis son también oportunidades. Muchos inversores se han visto afectados, mientras otros han sabido aprovechar la tesitura para salir reforzados (y adinerados). No obstante, conviene actuar con cautela y cabeza, pues estas situaciones son tan volubles como impredecibles y cualquier mal paso puede ser el último.

El coronavirus no solo ha traído consigo una crisis sanitaria sin precedentes: los efectos han llegado también a un mercado financiero que ha tenido que enfrentarse a un panorama inédito en décadas, debido a la mayor caída bursátil de la historia (-36% en tan solo 22 días) y a una inestabilidad de los precios en el VIX, el llamado “índice del miedo”, que alcanzó niveles solo comparables a la pasada crisis de 2008.

Una situación crítica, difícil de soportar por los inversores, y ante la que expertos como José Carlos Guerrero Carral, asesor financiero de Tressis, recomiendan actuar con cautela e “invertir en activos con el menor riesgo posible con el objetivo de mantener el capital, por lo menos hasta que termine la pandemia”. Es hora, pues, de asumir riesgos, sí, pero los justos, y pensar en productos que se ajusten a cada perfil. 

1. Depósitos bancarios

El mecanismo es sencillo. Se trata de guardar los ahorros en el banco y sin tocarlos —ya que penalizan si lo cancelas antes de tiempo— durante un tiempo determinado (normalmente un año). A cambio, la entidad entrega un beneficio, aunque… “solo del 0,05% anual, según el Banco de España”, como recuerda Guerrero Carral. “No tiene riesgo y apenas tiene rentabilidad”, precisa.

2. Seguros de ahorro

Como afirma Enrique Juan de Sentmenat de Soroa, asesor financiero de la Asociación Europea de Planificadores Financieros (EFPA), es “la alternativa al plazo fijo de toda la vida”. Conviene recordar, eso sí, que viene asociado a un seguro de vida, por lo que solo los comercializan las aseguradoras, quienes suelen ofrecer una rentabilidad del 0,35%, lo que los convierte en “el activo sin riesgo con mayor rentabilidad esperada”, afirma Guerrero Carral.

Los expertos recomiendan actuar con cautela e invertir en activos con el menor riesgo posible con el objetivo de mantener el capital, por lo menos hasta que termine la pandemia.

3. Rentas vitalicias

En realidad, se trata de una modalidad de seguro de ahorro que cuenta, eso sí, con una fiscalidad favorable que mejora con la edad (desde un 28% a los 50 años al 85% con más de 70). Como señala el asesor de EFPA, “son ideales para quien no necesita el dinero y quiere optimizar la tributación de sus ahorros”.

4. Renta fija

Un producto muy atractivo para los más conservadores debido a su bajo riesgo, aunque, teniendo en cuenta que los tipos de interés se encuentran en mínimos históricos, “en los próximos años la cotización se va a ver perjudicada si los tipos de interés se incrementan”, como apunta Sentmenat de Soroa. Y por ello conviene escuchar a Guerrero Carral, “cuanto más nos acerquemos al vencimiento, menos volatilidad (inestabilidad) va a tener”.

Ciertos productos requieren la asesoría e intervención de un experto. ©Getty images

5. Fondos de inversión de gestión alternativa

Los riesgos aumentan con estos productos, y el inversor que opte por ellos debe saberlo y dejarse asesorar por un experto. Estos fondos se exponen más que otros, ya que intentan maximizar la rentabilidad, independientemente de la tendencia del mercado.

6. Renta variable

En este caso, variará dependiendo de la fecha de vencimiento, ya que, a muy largo plazo, es “el único activo que consigue batir a la inflación”, como indica Sentmenat de Soroa, mientras que a corto plazo puede generar pérdidas si los mercados financieros muestran inestabilidad. Por ello, lo mejor es invertir a través de un fondo de inversión o un experto.

7. Carteras de fondos

Son los expertos quienes gestionan estas carteras y quienes, en función del perfil de riesgo de aquel que decide invertir, decide dónde hacerlo, buscando siempre la mayor rentabilidad. Por algo es uno de los productos estrella de todas las entidades financieras.

Lo aconsejable es contar con una cartera diversificada, que se comporta mejor ante movimientos negativos en los mercados.

8. Productos inmobiliarios

Además de los riesgos propios de su rentabilidad mensual (impagos, devolución en mal estado, etc.), los expertos recomiendan no olvidar los impuestos tanto de compra como los que conllevan los ingresos (“existen fórmulas más beneficiosas si se tienen varios inmuebles arrendados”, recuerda el experto de EFPA España), y recordar que “en caso de necesitar liquidez, el proceso de venta de un inmueble puede durar meses”, apunta el asesor de Tressis.

Para hacer crecer las inversiones hay que dominar algunas nociones básicas. ©Getty images

A tener en cuenta…

Cuándo invertir

Si la esperanza de vida en España está entre los 82 y los 84 años, quien decide invertir a los 55 con el objetivo de complementar la jubilación tendrá “tiempo más que suficiente para poder plantearse invertir en activos con más riesgo”, afirma Guerrero Carral, mientras que cuanto más cerca esté la jubilación, se aconseja una inversión más prudente.

El dato de la inflación

No hay que olvidar que cualquier inversión que no supere el porcentaje de inflación “hará perder poder adquisitivo”, recuerda el asesor de Tressis. Y los precios crecieron en los últimos 10 años una media de 1,2%.

Diversificar

Según todos los pronósticos, la inestabilidad seguirá hasta final de año, por lo que lo aconsejable es contar con “una cartera diversificada, que se comporta mejor ante movimientos negativos en los mercados”, advierte el experto de EFPA.

Fiscalidad

Guerrero Carral destaca un punto esencial a la hora de invertir: “En términos fiscales, los ingresos por arrendamiento tributan por base imponible general mientras que las rentas generadas por otros productos financieros tributan por base imponible del ahorro con un tipo máximo del 23%”.

Agenda que te puede interesar