Noticias

Información de interés para la generación sénior.
Conoce el proyecto Vida Silver.

Nunca es tarde para aprender a cocinar

Curso cocina silver
Hacer cursos de cocina es una excelente manera de socializar mientras aprendes nuevas habilidades. @iStock

Desenvolverse entre fogones es fundamental para conseguir más autonomía y, además, mejora la agilidad mental. Empezar de cero es posible a cualquier edad recurriendo a los cursos que proliferan en Internet, las aplicaciones ad hoc y los talleres que proponen escuelas de cocina y otras entidades.

Cuando la esposa de Ignacio F. Barasoain enfermó, este pamplonés se enfrentó al plato vacío por primera vez en su vida. Nunca se había manejado entre fogones ni indagó más allá del filete vuelta y vuelta. Así que hace un lustro tuvo que atarse el delantal y familiarizarse con la olla. “Mis hermanas me enviaron una hoja de instrucciones”, dice. Ahora, que vive solo, recurre con frecuencia a la verdura “de bote” y al pavo al ajillo del supermercado. “No me gusta ir a comer por ahí. Me apaño en casa y como variado. Hago cosas fáciles, no me meto en salsas ni nada de eso porque hay que tener muchos ingredientes y no quiero líos. Y si un día tengo ganas de callos o de morro, me voy a un bar”.

El perfil de Ignacio es arquetípico: viudo de más de 65 años y sin conocimientos culinarios. Otros como él recurren con demasiada frecuencia a la comida envasada, precocinada y altamente procesada; es decir, tiran de latas, salsas preparadas y otros platos listos para introducir en el microondas y degustar, cuando no se saltan comidas, directamente. Con ello, eluden la recomendación de médicos y nutricionistas de basar la alimentación, fundamentalmente, en alimentos frescos.

Muchos séniors recurren con frecuencia a la comida envasada, precocinada y altamente procesada, eludiendo la recomendación de médicos y nutricionistas.

“Durante los confinamientos decretados a raíz de la pandemia, sobre todo, se dieron casos de jubilados cuya esposa había fallecido o estaba en el hospital y no sabían cocinar ni querían molestar a sus hijos pidiéndoles que les llevaran tápers”, comenta Verónica Gonzálvez López, técnico de la Delegación de Mayores del Ayuntamiento de Leganés (Madrid). Este consistorio detectó la necesidad, y puso en marcha ‘Academia Mayorchef’, un programa piloto que se desarrolló entre octubre y diciembre de 2020 y por el que un cocinero enseñaba a ocho mayores que vivían solos cómo cocinar platos sencillos, saludables y económicos en sus propios hogares.

Una buena razón para socializar

A lo largo de las 12 semanas que duraba el programa, los participantes no solo aprendieron a guisar lentejas, pescado, albóndigas, merluza en salsa verde y crema de calabacín, sino que se les acompañó a comercios y a mercados locales para realizar la compra, ayudarles a elegir los productos y a planificar su economía doméstica. “Tuvo tanto éxito que lo repetimos entre febrero y mayo de este año. Había gente que no sabía cocinar y que empezó a hacerlo para sus hijos y nietos. Ahora queremos realizar un curso igual, pero en un aula, de manera que los que superan los 65 años y son vecinos de Leganés aprendan a cocinar y, de paso, socialicen”, dice Verónica Gonzálvez.

Cocinar ayuda a mantener la agilidad mental, ya que elaborar una receta requiere de cierta planificación y concentración.

En otro municipio madrileño, Fuenlabrada, organizaron una iniciativa similar en febrero de 2020, el taller de cocina ‘Míster Chef’, dirigido a hombres que viven solos, que se desarrolló en el Centro de Mayores Ramón Rubial. “Queremos trabajar valores que eviten el aislamiento, la depresión o los posibles conflictos familiares”, dijo entonces la concejala de Mayores del Ayuntamiento de Fuenlabrada, Ana Pérez, advirtiendo que, cuando alguien enviuda o vive solo (sobre todo los hombres) y no sabe cocinar, “puede derivar en problemas de salud, conflictos familiares y dependencias que se pueden solucionar a través de este taller, donde aprenden de manera lúdica a hacerse sus propias recetas”.

Silver cocinando
Una persona sénior que cocina tiene una mayor autonomía además de mejorar su autoestima. @iStock

Gracias a este curso, Emilio, viudo de 72 años, aseguró a la agencia de noticias Efe que su familia está deseando que celebre una fiesta para demostrar sus nuevas dotes culinarias. “Ahora muchos días cocino para mí. Se me dan bastante bien los postres”.

Mayor autonomía, más agilidad mental

Una persona mayor que cocina goza de más autonomía. Además, esta habilidad le ayuda a mantener la agilidad mental, ya que elaborar una receta requiere de cierta planificación y concentración. Y si triunfa con ella se disparará su autoestima. En muchas residencias para mayores incorporan talleres de cocina precisamente para estimular las funciones cognitivas de sus residentes (memoria, atención…) y favorecer la interacción entre los miembros del grupo.

Si quieres beneficiarte de todos estos frutos, recuerda que nunca es tarde para nada, y menos para aprender a cocinar. Estos cursos te ayudarán a iniciarte entre fogones y a que sepas qué conviene comer y preparar para llevar una dieta saludable:

La médica de familia Odile Fernández sobrevivió a un cáncer, y quiere ayudar a los demás enseñándoles a comer sano y a prevenir enfermedades como la diabetes, la depresión y el cáncer. Precio: 50 euros.

En esta pastelería madrileña, libre de ingredientes de origen animal y de gluten, organizan talleres de cocina con productos veganos, orgánicos y aptos para celíacos, tanto online como presenciales. Por ejemplo, puedes acceder a su ‘Taller de pan sin gluten fácil y rápido’ a través de Internet por 15 euros.

La escuela Bilbao Laratz, en el centro de la capital vizcaína, enseña el arte de la cocina a los mayores en unos cursos patrocinados parcialmente por la fundación Kutxabank.

Comienza el próximo noviembre en la escuela de cocina Alambique de Madrid. Por 380 euros, prometen que, después de seis tardes, aprenderás las principales técnicas para desenvolverte con confianza en la cocina.

Lo ha puesto en marcha la escuela Cayena, de Madrid, y está pensado para aquellos que desean aprender a cocinar desde cero los platos mas básicos de la cocina casera tradicional española. Comienza el 6 de octubre.

  • Claves en la alimentación de las personas mayores

Si el problema no es cómo cocinar sino qué preparar, ya que te gustaría comer más sano, puedes acceder a los cursos de nutrición promovidos por la Confederación Española de Organizaciones de Mayores (Ceoma). Además de este taller, puedes apuntarte a  ‘Aprendiendo a comer para un envejecimiento saludable con nutrición sana y equilibrada’. Más info.

Aplicaciones para sacarte de más un apuro culinario

Concebida a modo de red social, aquí encontrarás miles de recetas compartidas por otros tantos cocineros. Puedes buscarlas por ingredientes, dificultad, temporada, regiones… Incluye clases en vídeo para aprender los platos más comunes. ¿Lo mejor? Es gratis.

Tiene el mismo enfoque que Hatcook. Además, ofrece una función para planificar un menú y marca las recetas ya hechas para que las registres.

Cada día propone un menú, que puedes recibir por correo electrónico. Pensada para profesionales y aficionados que comparten sus recetas.

Agenda que te puede interesar