Noticias

Información de interés para la generación sénior.
Conoce el proyecto Vida Silver.

¿Cómo afrontar un futuro laboral marcado por cambios constantes?

Rosa Garcia
Rosa María García García es Licenciada en Ciencias Matemáticas y consejera independiente de Mapfre, Tubacex y Sener.

Los que ya lucimos canas somos diversos. Venimos en una gran variedad de modelos: con mayor o menor formación, empleados o desempleados, trabajadores por cuenta ajena o por propia… Venimos en todas las tallas posibles; tenemos diferentes habilidades y personalidades; pero, tristemente, somos juzgados bajo falsos estereotipos. Nos cuelgan la etiqueta de ser personas que han perdido las ganas de trabajar, que no desean seguir aprendiendo, que eluden los riesgos y le tienen fobia a la innovación. Somos los primeros en salir cuando hay que reestructurar la plantilla de cualquier empresa. Pareciera que sobramos en el mercado de trabajo.

Vivimos en un mundo plagado de incertidumbres, pero sabemos con toda seguridad que para hacer que nuestras pensiones sean sostenibles tendremos que seguir contribuyendo, de una forma u otra, a la sociedad siendo parte del mundo laboral al menos hasta los 67 años. Además, nos sobra pasión y ganas de contribuir. Por ello, es tan importante que reflexionemos sobre el futuro del trabajo.

Para reflexionar sobre el futuro, me gustaría tener una bola mágica que me anticipase los grandes cambios que nos esperan. Como eso es imposible, acudo a los informes que me parecen más acertados sobre este tema. Recientemente me he sumergido en los informes redactados por el World Economic Forum, haciendo especial hincapié en los más recientes (2020-2021). De ellos, he sacado unas pinceladas de cómo predicen los expertos que será el futuro laboral y cómo podemos estar mejor preparados.

El fuerza de la tecnología

Todos sabemos que la tecnología se está infiltrando con fuerza en el ámbito laboral y seguirá haciéndolo a un ritmo acelerado. La computación en la nube, la inteligencia artificial, el aprendizaje automatizado, los algoritmos y la robótica están digitalizando rápidamente los procesos de trabajo.  Debido a estos cambios tecnológicos, se estima que hasta el 2025 se podrán llegar a perder 85 millones de puestos de trabajo en el mundo, pero es esperanzador saber que también se estima que se crearán 97 millones de empleos adicionales.

Habrá una amplia demanda de trabajadores en puestos relacionados con la economía verde, la inteligencia artificial, y la interacción humana (como la economía del cuidado de las personas, las ventas, la producción de contenido y la cultura). Los puestos de trabajo que van a desaparecer son aquellos que son fácilmente automatizables o robotizables, como empleos en contabilidad, fabricas, administrativos y de inserción de datos.

Todos estos cambios nos forzarán a adaptarnos a la nueva división de trabajo, dando la bienvenida a nuevos compañeros: los robots y los algoritmos automatizados. Por ello, es importante que adaptemos nuestros conocimientos para poder salir de esas carreras que tienen poco futuro y adaptarnos a los requerimientos nuevos de la sociedad. 

También se está acelerando la velocidad a la que surge la necesidad de adquirir nuevas capacidades para continuar siendo eficientes. Se estima que el 40% de los trabajadores que mantengan el mismo puesto de trabajo durante los próximos cinco años verán un cambio radical en las habilidades básicas requeridas para completar sus tareas diarias. En temas más técnicos se está apostando por formarse en tecnología, especialmente en el análisis de datos, la programación y la informática. Además, se valorará cada vez más el pensamiento crítico, la capacidad de análisis, el aprendizaje activo, la resiliencia, la capacidad de manejar el estrés y la flexibilidad.

Es importante que adaptemos nuestros conocimientos para poder salir de esas carreras que tienen poco futuro y adaptarnos a los requerimientos nuevos de la sociedad.

La educación y reeducación van a ser un aspecto constante en nuestras vidas y vital para mantenernos relevantes en el área de empleo. Para ello, es extremadamente útil la formación online donde podemos encontrar muchos recursos de todo tipo de temas abordados de manera global y especializada. Muchas empresas ofrecen cursos presenciales a sus empleados, pero se estima que solo el 42% de los empleados están aprovechando estas oportunidades. Esta es una ventaja que nadie debería desaprovechar.

Preparando el futuro

La mejora de cualificaciones profesionales y reeducación que permiten mantener el empleo debe ser fruto de un compromiso del empleado, la empresa y la sociedad. El método que parece tener mejores resultados es la creación de un programa de formación cofinanciado y coorganizado entre el sector publico y el sector privado. Hay países que ya lo están consiguiendo de manera exitosa, como Singapur con su proyecto SkillsFuture o Dinamarca con su modo de empleo “flexcurity”, que desde hace veinticinco años promueve la adaptabilidad de la población activa a través de la formación y la movilidad laboral.

No nos queda otro remedio que triunfar en una revolución más, la de adaptarnos al modelo productivo que viene.

El futuro de nuestro éxito como sociedad depende de la capacidad de los humanos de seguir aprendiendo para adaptarnos a nuevos trabajos, tecnologías y responsabilidades. No podemos hacer otra cosa que aceptar parte de esa responsabilidad.  Somos una generación que hemos trabajado con rigurosidad, profesionalidad y pensando en dejar a las generaciones futuras una sociedad de bienestar. Somos la generación que ha vivido la transición a la democracia, el primer aterrizaje en la luna, el paso al nuevo milenio y la globalización acelerada por las nuevas tecnologías.

No nos queda otro remedio que triunfar en una revolución más, la de adaptarnos al modelo productivo que viene. Así que carguémonos nuevamente de valor para reinventarnos, y aprendamos a disfrutar de la aventura del aprendizaje y del cambio constante. Como decía Donovan Bailey: “Sigue tu pasión, trabaja duro y no permitas que nadie limite tus sueños”.

Rosa María García García es Licenciada en Ciencias Matemáticas y consejera independiente de Mapfre, Tubacex y Sener.

Agenda que te puede interesar