Noticias

Información de interés para la generación sénior.
Conoce el proyecto Vida Silver.

El riesgo del inmovilismo

Adolfo Ramírez, cofundador de Vida Silver.
Adolfo Ramírez, cofundador de Vida Silver.

Séneca decía que “ningún viento es favorable para el barco que desconoce su puerto de destino”. Está máxima del filósofo cordobés resulta en la actualidad una clara llamada de atención para el público Silver.

Uno de los mayores riesgos de nuestra generación, tal vez el mayor, es seguir con algunas inercias y no visualizar los cambios que se están produciendo en nuestro entorno y las nuevas oportunidades que se abren en nuestro horizonte. Vivimos una era de transformación increíble, que afecta a la sociedad en su conjunto y que por distintos motivos está teniendo un impacto especial en la población sénior.

La diferencia entre la edad biológica y la cronológica se sigue incrementado y su impacto se hace más evidente a medida que las limitaciones tanto físicas como mentales van apareciendo, en general, a edades más avanzadas.

Como sabemos, mientras que la edad cronológica es la que marca el reloj y la fecha de nacimiento del individuo, la biológica es la que representa su estado funcional interno, marcado por el envejecimiento de células, tejidos y órganos.

Seguro que el baúl imaginario de cosas pendientes está rebosando y es precisa una mínima planificación para no desaprovechar ninguna de sus experiencias interesantes.

Sin embargo, como estamos viendo, esta nueva realidad, no siempre está siendo entendida por los distintos poderes y el statu quo nos quiere mantener en nuestra zona de confort y pretenden que nos vean e, incluso, nos veamos como activos con obsolescencia programada al estilo de los electrodomésticos. Para muchos resulta más cómodo que estemos retirados. Estas son las consecuencias:

  • Sigue avanzando la discriminación laboral por edad (edadismo).
  • Aunque representamos más del 50% del consumo privado, las marcas solo nos dedican el 3% de su presupuesto en marketing.
  • Es escasa o nula la presencia en los programas políticos.
  • Siguen vigentes leyes obsoletas que tienen un impacto directo en nuestro desarrollo…
Talento
La empresas deberían priorizar el talento sobre otras características como edad o cultura. @iStock

Y lo que es peor, no se ve ningún movimiento para solucionarlo, ni por las empresas, ni por las administraciones, ni tampoco por nosotros como miembros activos de la generación. Algunos, o quizás muchos, quieran seguir con su cómoda rutina y desaprovechar estos años extras, pero si no es tu caso, un par de iniciativas sencillas puedan cambiar el futuro.

  • Planificar la nueva etapa.
  • Actuar contra la discriminación por edad.

Como dice el experto en comunicación Washington Uranga: “El pasado es fuente de enseñanzas, podemos sistematizarlo y aprende de lo realizado, pero se trata de hechos inmodificables y nada podemos hacer para cambiarlos. El futuro, en cambio, está en nuestras manos. Imaginarlo, soñarlo, es un acto de creatividad, pero también de libertad”.

Acabar con la discriminación por edad

¿Le has dedicado unos minutos a planificar esta nueva etapa? Sin entrar en detalles del proceso de planificación, lo esencial es hacer el ejercicio. Es repensar nuestro propósito y establecer los hitos clave para conseguirlo, y lo que es igual o más importante, tener claro qué hábitos voy a cambiar. Seguro que el baúl imaginario de cosas pendientes está rebosando y es precisa una mínima planificación para no desaprovechar ninguna de sus experiencias interesantes.

El foco tiene que estar en el talento con independencia de la edad, el género o la cultura.

Tengo la sensación que estamos un poco adormecidos y empezamos a dar por buenas situaciones que en otra época no hubiéramos permitido. Incluso parece que, afectándonos directamente, no situamos la discriminación por edad en el mismo nivel que otras injusticias, y seguramente ha llegado el momento de hacerlo.

¿Compramos productos de marcas que discriminan por razón de género o con impacto negativo en el medio ambiente, o nos relacionamos con compañías que realizan cualquier tipo de explotación infantil? Seguro que no. Esta lista la tendríamos ampliar con las empresas que aplican el edadismo en sus políticas de recursos humanos. “En los últimos tres años hemos rebajado la edad media de nuestra plantilla en siete años”, seguro que os suenan estos mensajes de CEO’s contemporáneos.

Es decir, han rebajado los costes (de la forma más sencilla) y han perdido talento, pero, aparte de juventud, ¿que más han conseguido?, ¿han mejorado los ingresos? ¿han mejorado la satisfacción de sus clientes? Por lo tanto la estrategia parece clara, el foco tiene que estar en el talento con independencia de la edad, el género o la cultura.

Últimamente, son numeras las voces que insisten en el incremento del edadismo en el contexto laboral, lo cual, aparte de la injusticia que representa en sí misma, es algo qué como país no nos podemos permitir, tanto desde el punto de vista de las pensiones como desde la perspectiva del conocimiento y experiencia desperdiciada. El inmovilismo nunca ha sido una opción para nuestra generación y ahora con mayores niveles de experiencia y libertad, es un riesgo que no podemos asumir y contra el que tenemos que pelear.

Adolfo Ramírez, es cofundador de VIDA SILVER.

Agenda que te puede interesar