Información de interés para la generación sénior.
Conoce el proyecto Vida Silver.

La autonomía que da el deporte

Julián Casas
Julián Casas es CEO de Patrocina un Deportista.

Durante muchos años, el deporte o la actividad física continuada se ha identificado con los jóvenes, especialmente con el sexo masculino. En el año 2016, el Consejo Audiovisual de Andalucía presentaba un estudio en el que se indica que ni el 10% de las noticias deportivas tenían de protagonistas a las mujeres. Aún así, es relativamente reciente oír hablar de deporte practicado por personas con discapacidad, mayores o del colectivo LGTBi.

Todo esto está cambiando, y hay ejemplos como la película Campeones (2018) que, en mi opinión, ha hecho más por la integración en el deporte de las personas con discapacidad intelectual que todas las políticas públicas de los últimos años. Del mismo modo, creo que ya nadie se atreve a dudar de la fuerza del deporte practicado por mujeres, con grandes deportistas españolas que ya cuentan con un tirón mediático de máximo nivel.

Andar todos los días

Dentro de estos cambios, aparece el deporte o la actividad física continuada practicada por los mayores. Cuando yo era pequeño, la imagen de una señora de 60 años era de una anciana vestida de negro sentada en una silla a la puerta de su casa en el pueblo. Hoy en día, ha aparecido una nueva etapa de la vida, entre los 55 y los 75 años, en la que las personas se sienten, por lo general, con una fuerza y vitalidad que les lleva a plantearse la actividad física como una actividad casi esencial en su vida.

Gente sénior haciendo deporte
Con más de 2,1 millones de hogares de personas mayores de 65 años que viven solas, la socialización del deporte es esencial. @iStock

No hablo de los casos excepcionales de personas que corren maratones con más de 70 años, o los que compiten en campeonatos sénior de atletismo con más de 80. Me refiero a la inmensa mayoría de personas que se plantean andar todos los días entre 8.000 y 10.000 pasos (de cinco a siete kilómetros) o que van al pabellón deportivo de su localidad dos o tres días por semana a practicar yoga, pilates, pádel o natación, o realizan gimnasia de mantenimiento en su centro de mayores.

Beneficios físicos y socioafectivos

Los beneficios de la actividad física en cualquier edad están más que demostrados. Existen beneficios físicos como evitar enfermedades cardio y neurovasculares, la obesidad o, tan importante en época COVID-La19, mantener la capacidad respiratoria. Pero igual o más importantes son las ventajas socioafectivas, tales como evitar la soledad, mejorar el estado anímico (luchando contra la depresión) o la mejora de autoimagen y autoestima. Con más de 2,1 millones de hogares de personas mayores de 65 años que viven solas (datos del INE), la socialización del deporte es esencial.

La actividad física retrasa ese momento en el que una persona sufre un gran bajón al darse cuenta de que, por ejemplo, ya no puede asearse sola.

Por este motivo, desde la Fundación Patrocina un Deportista hemos puesto en marcha el Observatorio del Deporte para Mayores, cuya primera acción está encaminada a realizar un estudio con la universidad para conocer cuántas personas mayores de 60 años practican deporte, qué actividad llevan a cabo y con quién o dónde la realizan (centros de mayores, polideportivos, gimnasios…).

Pero el objetivo real es otro, y no es otro que impulsar el deporte para mayores de manera que logremos incrementar ese porcentaje de personas que incorporan la actividad física en su rutina diaria, una vez identificadas las actividades que más éxito tienen (por número de practicantes y permanencia en las mismas). Ya estamos trabajando con los ayuntamientos de Algemesí y Oliva (Comunidad Valenciana), San Cristóbal de La Laguna y Llanos de Aridane (Islas Canarias), Cambrills (Cataluña), Santomera y Torre-Pacheco (Murcia), Badajoz y Cáceres (Extremadura), Teruel (Aragón) y Ferrol (Galicia).

La autonomía es mucho barata que la dependencia, y no solo económicamente, sino socialmente. Y la actividad física retrasa ese momento en el que una persona sufre un gran bajón al darse cuenta de que, por ejemplo, ya no puede asearse sola. Ahí está nuestro empeño, pero el protagonista eres tú, que eres quien tienes que acercarte al centro deportivo o ponerte como prioridad esos 8.000 pasos diarios. ¡Empieza hoy!

Julián Casas es CEO de Patrocina un Deportista.

Agenda que te puede interesar