Campus

Espacio de desarrollo personal para la generación sénior.
Conoce el proyecto Vida Silver.

Perspectivas

Perspectivas · Salud

Disminuir la ansiedad y trabajar la memoria con animales

La asociación Teanima promueve los beneficios de la terapia asistida con animales. Sus sesiones con caballos, perros o aves rapaces se recomiendan para el público sénior ya que, además, favorecen el fortalecimiento de la musculatura.

Etiquetas: Salud

En la antigua Grecia constataron la capacidad de los perros para curar enfermedades. También durante la Segunda Guerra Mundial el trabajo con canes era habitual en la rehabilitación de los heridos durante la contienda. Sin embargo, no fue hasta los años 60 cuando el psiquiatra Boris Levinson empezó a hablar de los beneficios terapéuticos de los perros, especialmente, eso sí, en aquellas terapias pensadas para los niños autistas. Decidió utilizar un término: Pet-Therapy (terapia con mascotas).

Se ha generalizado y demostrado la efectividad de estos tratamientos terapéuticos asistidos a la hora de mejorar la salud física, psíquica, social y emocional de cualquier persona.

Hoy en día, no solo el abanico de animales se ha ampliado a caballos, aves rapaces o pequeños mamíferos. Además, se ha generalizado y demostrado la efectividad de estos tratamientos terapéuticos a la hora de mejorar la salud física, psíquica, social y emocional de cualquier persona, no solo aquellas con discapacidades o lesiones físicas, aunque muy especialmente entre el público sénior. Las posibilidades, pues, son infinitas.

Conscientes de ello, en 2014 nació la asociación sin ánimo de lucro Teanima. En un primer momento, ofreciendo como tratamiento solo la Equinoterapia –terapia con caballos– (o Hipoterapia), aunque en estos años ha ido ampliando su propuesta, gracias a un equipo multidisciplinar en el que tienen cabida desde psicólogos, pedagogos o fisioterapeutas hasta técnicos deportivos y entrenadores personales. Hoy, las Terapias Asistidas con Animales (TAA) son unos tratamientos demostrados científicamente que se conciben y se llevan a cabo de forma individual con el paciente. “No existe una terapia común para todo el mundo, depende mucho de lo que cada persona necesite”.

Beneficios de las Terapias Asistidas con Animales

Son muchos y diversos los beneficios que se consiguen gracias a las TAA. Beneficios que, además, se pueden aplicar “tanto a la generación silver como a todo el mundo”, según precisa Marisol Fernández, coordinadora, también, de las terapias de Teanima. Gracias a estos trabajos terapéuticos, cuya responsabilidad se comparte con animales, se consigue, por ejemplo, bajar los niveles de cortisol, la principal hormona del estrés, disminuyendo, de esta forma, la ansiedad. Además, según los expertos, acariciar la piel de un animal permite rebajar la presión arterial, ya que si se consigue “una conexión muy fuerte con los animales, tu corazón puede estar al mismo ritmo que el de tu mascota”.

Pero los beneficios van más allá. El contacto con animales puede permitir mejorar la capacidad de atención, la memoria, el equilibrio y la coordinación, además de reducir, por ejemplo, el sedentarismo o fortalecer la musculatura, algo que sucede, sobre todo, en el caso de la equinoterapia, gracias a la cual también se trabaja el suelo pélvico, siendo un tratamiento muy eficaz contra la incontinencia urinaria.

“Los animales no juzgan, nos quieren tal y como somos, no tenemos que llevar máscaras delante de ellos”, resalta la fundadora de Teanima.

El respeto y el amor a los animales promueve, igualmente, la empatía (“los animales no juzgan, nos quieren tal y como somos, no tenemos que llevar máscaras delante de ellos”, como resalta la fundadora de Teanima). Esto ayuda a estrechar lazos con los demás, de la misma forma que el necesario contacto con la naturaleza que estas terapias promueven permite ampliar nuestra visión del mundo y mejorar, de paso, nuestra calidad de vida.

Las posibilidades son diversas, al igual que también es diferente el “trabajo” de los coterapeutas [los animales], y cómo intervienen cada uno de ellos en este proceso. Así, mientras que, por ejemplo, montar a caballo ayuda a controlar la postura o tonificar los músculos, y el contacto con mamíferos más pequeños favorece la empatía, las aves rapaces seguramente están más enfocadas a las personas con discapacidad, puesto que les permite empoderarse, y los perros permiten combatir la soledad.

Pero no sólo se logran beneficios terapéuticos gracias a un contacto estrecho con los animales. Teanima ofrece, durante los fines de semana, un programa de actividades paralelo enfocado al coaching profesional, con varios propósitos. Una de las experiencias se dirige hacia el liderazgo, permitiendo, gracias a la interacción con caballos y aves, “avanzar en nuestros miedos y no tener prejuicios”, señala Carlos González, presidente de Teanima. Además, el trabajo con equinos es perfecto para mejorar la gestión de equipos, ya que “permite darse cuenta de cuáles son los puntos que hay que trabajar y valorar a los compañeros, algo que habitualmente, en el día a día, en la oficina, puede pasar desapercibido”, según González.