Campus

Espacio de desarrollo personal para la generación sénior.
Conoce el proyecto Vida Silver.

Masterclass

Masterclass · Deporte

Chi Kung, el arte energético chino que mejora tu bienestar físico y mental

Según los expertos en medicina china, no hay otra disciplina en el mundo capaz de aportar tantos beneficios físicos, mentales y espirituales como el Chi Kung. Te contamos cuáles son, sus similitudes y diferencias con el Tai Chi, y te proponemos cuatro ejercicios de iniciación en compañía de uno de sus mayores expertos en España.

Etiquetas: Deporte

El Chi Kung o Qi Gong es una práctica milenaria china que consiste en el arte de cultivar la energía para que esta circule de manera adecuada y armoniosa dentro de nuestro organismo. Se trata de una gran diversidad de técnicas que comprenden mente, ejercicio físico y respiración para favorecer los estados de calma, mejorar el rendimiento, prevenir enfermedades y generar bienestar a cualquier edad. También conocida como “fuente de la juventud”, quienes la practican aseguran que les ayuda a eliminar las tensiones y el estrés del día a día, y que es un auténtico caudal de paz que les aporta salud y vitalidad.

Un error común suele ser identificar Chi Kung con Tai Chi. Como explica el profesor Pedro Fernández –uno de los mayores expertos de esta disciplina oriental en nuestro país–, ambas tienen los mismos principios e, incluso, orígenes similares, pero guardan grandes diferencias: “Es cierto que, según la cosmovisión antigua, las dos se basan en los ‘tres tesoros’: el Jing (estructura corporal), el Qi (energía) y el Shen (concentración), pero si bien el Chi Kung sirve para cultivar la energía interna y mejorar la salud, el Tai Chi es al final un arte marcial que deriva del primero”.

“En lo que sí coinciden Chi Kung y Tai Chi es en los beneficios que aportan a quienes lo practican con cierta asiduidad. Consiguen mejorar la coordinación y el equilibrio, así como el estado de las articulaciones. Se recomienda para personas de 50-55 años por su fácil aprendizaje, y porque se recuperan y se potencian capacidades que se van perdiendo con el paso de los años”, añade el profesor del centro Assari.

Ejercicio 1: Tensar el arco y apuntar al águila

Se trata de un ejercicio básico en la iniciación al Chi Kung, para trabajar la estructura física –tendones, fascias y ligamentos– y para así reforzar las articulaciones de cintura para abajo. “Debemos abrir las piernas más allá de la anchura de las caderas, meter los talones y pisar bien con los dedos de los pies, mientras que con el movimiento de los brazos conseguimos tonificar los músculos. En el lado psicológico, haremos un trabajo simbólico, apuntando con la flecha hacia algo que queremos soltar o el lugar del que queremos desprendernos”, comenta el profesor.

Ejercicio 2: Empujar la barca en sentido de la corriente

Una práctica de 8 movimientos que busca hacer circular la energía y que, además, tiene numerosos beneficios para nuestro sistema cardiopulmonar. “Traemos la energía del exterior a través de los dedos y la llevaremos hasta el pecho para que se produzca una transformación energética en nosotros. Acto, seguido, la bajaremos a la parte baja del abdomen y empujaremos desde ahí en un movimiento continuado. Lo que conseguimos es nutrir los pulmones y el corazón”, explica Pedro.

Ejercicio 3: Inclinarse ante el templo dorado

Como todos los especialistas en esta disciplina, nuestro profesor incide en la importancia de la respiración, clave en este ejercicio: “Nos vamos a focalizar en el trabajo pulmonar, pero esta vez con un trabajo energético puramente interno, subiendo la energía a los pulmones y bajándola de nuevo. Haremos un movimiento con las manos para conseguir puntos de tonificación de los pulmones”. Es importante recordar que, en cada uno de los ejercicios del Chi Kung, siempre hay un movimiento preciso que está trabajando en canales de acupuntura.

Ejercicio 4: De los cinco elementos

Para finalizar esta masterclass de Chi Kung virtual, Pedro Fernández explica la primera sesión de un ejercicio que él denomina “alquimia interna” y que nos conecta con la tierra y el cielo: “Nos nutriremos de su energía y también de la medioambiental desde el plano horizontal. Las llevaremos dentro y las iremos transformando en energías más orgánicas que, según la medicina china, son el agua y el fuego”.