Campus

Espacio de desarrollo personal para la generación sénior.
Conoce el proyecto Vida Silver.

Diálogos

Diálogos · Cultura

Carmen Posadas y Nagore Suárez

¿Existe una edad para comenzar a escribir? Dos autoras de dos generaciones diferentes, Carmen Posadas y Nagore Suárez, hablan en Diálogos de Vida Silver sobre cómo empezaron ellas en la literatura, con el mensaje de que nunca es tarde para crear historias para los lectores.

Etiquetas: Cultura

A los 27 años, Carmen Posadas (Montevideo, Uruguay, 1953) publicó su primer libro. Casi a esa misma edad, pero varias décadas después, la joven escritora Nagore Suárez (Madrid, 1994) se subió también al tren de la literatura. Hoy, Posadas lleva cerca de medio centenar de volúmenes, entre ensayos, novelas y cuentos infantiles; Suárez, por su parte, prepara su segundo lanzamiento para dentro de unos meses. Más de 40 años separan a estas dos firmas contemporáneas en español, pero en ambas reside el amor de las historias bien narradas y el ímpetu por la ruptura de las barreras generacionales en las letras.

“Escribir es algo que puedes empezar a cualquier edad, nunca eres ni demasiado joven ni demasiado mayor”, explica Nagore. “La novela tiene la ventaja que se puede escribir a cualquier edad; hay escritores que publicaron magníficas novelas muy jóvenes, pero también casos como Lampedusa (El gato pardo) que comenzó a escribir ya en la tercera edad; nos dedicamos a una profesión que podemos ejercerla hasta los 99 años”, apunta la veterana narradora.

Hacen falta solo dos cualidades para escribir: hay que ser un gran lector y tener una gran curiosidad.

Carmen Posadas, ganadora del Premio Planeta en 1998, acaba de publicar La leyenda de la Peregrina (Espasa) y está volcada, además de sus trabajos editados, en dirigir cursos online de escritura: “Llevamos diez años y hemos tenido más de 5.000 alumnos, muchos de ellos con premio y libros publicados, yo siempre les digo que se empieza a escribir escribiendo; al principio todo lo que te sale te va a parecer una porquería, pero hay que seguir porque en un momento vas a conectar con algo muy misterioso, te metes en la historia y ya se cuenta sola”.

Carmen Posadas
La escritora uruguaya tiene cerca de medio centenar de volúmenes, entre ensayos, novelas y cuentos infantiles.

Algo similar le ocurrió a Nagore Suárez cuando decidió escribir su primera novela La música de los huesos (Ediciones B), un relato de misterio con ciertos tintes autobiográficos: “Doy gracias que no me han pasado las mismas cosas que a la protagonista [risas]; pero es cierto que a la hora de construir el personaje sí me he inspirado bastante en mi vida y en mis vivencias”.

Escribir a cualquier edad

Posadas y Suárez, aunque ambas tienen el mismo terror al folio en blanco cuando inician el proceso creativo, difieren a la hora de conceptualizar una novela: la primera deja deambular a sus personajes por la improvisación que se gana palabra a palabra, mientras que la segunda guioniza la historia previamente. Sea cuál sea el método de trabajo, las dos escritoras coinciden en el esfuerzo y las virtudes que debe tener un buen autor: “Hacen falta solo dos cualidades para escribir; ni siquiera es importante ser demasiado inteligente ni ser demasiado culto […].  Hay que ser un gran lector y tener una gran curiosidad”, comenta la escritora uruguaya. “Escribir te requiere una gran cantidad de tiempo [..], y hay gente que llega a un periodo de su vida en el que ya no trabaja y decide escribir una novela; quizá ese sea el momento perfecto para hacer eso que siempre has querido hacer”, añade la joven escritora.

Nagore Suárez
Nagore Suárez está preparando su segundo lanzamiento para dentro de unos meses.

El uso de las redes sociales sí es diferente entre ambas autoras. Mientras Nagore Suárez cuenta con más de 66.000 seguidores en Twitter y ha creado hilos de misterio en esta red social con más de un millón y medio de impresiones, Carmen Posadas bucea poco a poco en este cibermundo. “Va en contra de mi forma de ser, no quiero estar interactuando con una gran cantidad de gente que no conozco y me abruma pensar que son tan amables y que les tengo que contestar”, explica Posadas entre risas. “A veces no son tan amables”, apunta Suárez, “creo que tenemos una relación no muy sana con las redes sociales, pierdes mucho el tiempo, aunque en mi caso he llegado a escribir gracias a ellas […], hay que intentar desconectar un poco”.