Campus

Espacio de desarrollo personal para la generación sénior.
Conoce el proyecto Vida Silver.

Diálogos

Diálogos · Ocio

Camino Villa y Erea Louro

¿Es Instagram una red social solo para jóvenes? ¿Qué beneficio aportan las redes sociales a la madurez? Vida Silver reúne en sus Diálogos a Camino Villa y Erea Louro, quienes comparten un privilegiado lugar entre las influencers españolas más populares y coinciden, además, en la necesidad de eliminar prejuicios. Y es que no solo cada vez hay más perfiles séniors virtuales sino porque los nativos digitales también los reclaman.

Etiquetas: Ocio

A sus 70 años, que no oculta, la leonesa Camino Villa presume –claro– de experiencia, que comparte a cada momento, y hace gala de sus canas, que muestra con orgullo. “Cuando la piel va perdiendo brillo, las canas te dan luz”, asegura. Camino entró en el mundo de Instagram hace poco más de cinco años, pensando que podía ser una buena herramienta para encontrar trabajo como asesora de moda. Se dio un plazo de un año. Y, eso sí, se acercó a este mundo virtual con todo el respeto hacia la tecnología. Y con todas las cautelas que suponía exponerse públicamente.

Hoy, es una de las influencers de moda más solicitadas de nuestro país (con cerca de 175.000 seguidores en su perfil de Instagram) y… sí, encontró trabajo, donde ahora pone en valor sus conocimientos, pero también dispone de una buena agenda de contactos, un “puñado” de amigos, se enfrenta a una nueva manera de ver el mundo y… ha articulado un potente mensaje a transmitir: “Dicen que las mujeres a los 50 años se vuelven invisibles, y decidí usar Instagram para luchar contra ello, porque me indigna. A partir de esa edad, las mujeres –y los hombres – se vuelven más interesantes, y, por tanto, tienen más que contar y compartir”.

Camino Villa
Camino Villa (70 años) decidió utilizar Instagram para dar visibilidad a las mujeres de más de 50 años.

Erea Louro, en cambio, representa a esa generación que se acercó a Internet de una manera más natural –orgánica, dirían ahora. No solo conoce Instagram y las redes sociales desde que estas arrancaron, sino que se reconoce como “una blogger vintage”.  Y es que en cuanto tuvo claro que la moda iba ser su hábitat natural, decidió organizar con una amiga pequeñas sesiones fotográficas – “no teníamos medios ni modelos; la modelo era yo”- que compaginaba con sus estudios de Comunicación Audiovisual. Aquellas fotos formaron parte de un blog que comenzó hace diez años –“All that she wants is another baby”, título que tomó prestado de una canción del grupo pop sueco Ace of Base–, y actualmente cuenta con una “legión” de cerca de 150.000 seguidores en Instagram.

Instagram: la revista del siglo XXI

Camino/Erea. Erea/Camino. Dos formas diferentes de acercarse a las redes sociales. Pero dos generaciones que confluyen en esta “revista del siglo XXI”, como a Camino Villa le gusta definir Instagram. Una especie de “magazine virtual” donde “siempre se publica es algo bonito”, sí, pero que también supone “un altavoz, una plataforma, un lugar donde conocernos, donde poder aportar y que nos enriquezca”. Argumentos que para Camino pueden ayudar a paliar, en cierta medida, la soledad con la que, debido a la edad, nos podemos enfrentar cada día, ya que “te encuentras personas que están en tu misma situación. Tenemos mucho más tiempo, contamos con experiencia. Hay mucho que contar y mucho que aportar”.

Erea Louro
Erea Louro (33 años) comenta tener mucho cuidado en cómo trasmite su mensaje a sus followers.

Lo confirma Erea. “Hay gente que lleva toda su vida dedicada a un sector concreto, y gracias a Instagram ahora podría aportar su experiencia, hablar de cosas de las que todos podríamos aprender, y conectar con gente que tiene los mismos intereses”. Además, esta estilista e influencer piensa que hay un hueco por cubrir en esta red social ya que echa en falta “ciertos perfiles senior que a mí me encantaría seguir. Ojalá cada vez haya más”.

La necesidad de ser tú

Naturalidad. Autenticidad. Sinceridad. Ser fiel a uno mismo. Honestidad… Son algunas de las pautas que ambas influencers aconsejan a la hora de adentrarse en el mundo de las redes sociales. “Al final lo que importa eres tú y lo que tú haces. Y aunque no tengas la foto más elaborada del mundo, se valora lo que estás transmitiendo”, señala Erea, insistiendo en las oportunidades que Instagram ofrece para poder conectar con gente. “Es lo más bonito. Además, cualquier persona, desde su casa, puede crear una comunidad y ser casi un medio de comunicación en sí misma” precisa. “Considero Instagram como mi casa”, recalca Camino. “A través de esta red, he conocido a muchas mujeres que con el tiempo se han convertido en grandes amigas”.

Hay que ser fiel a una misma. Tanto en Instagram, en tu vida como en todo momento, porque es lo que te va a traer el equilibrio

Eso sí, nuestras protagonistas señalan algunas advertencias a lo hora de manejarse en las redes, ciertas responsabilidades que –precisamente debido a su influencia– ellas nunca olvidan. “Tenemos que tener cuidado en qué transmitimos y cómo lo hacemos, ya que podemos perder todo lo que hemos ganado porque la gente se puede dejar de identificar con nosotros”, apunta Erea. Camino confirma: “Hay que contar que no todos los días de nuestra vida son como mostramos en Instagram. No digo que lo contemos con tristeza o morbo, pero de vez en cuando viene muy bien una pincelada humana en tu perfil de Instagram”. Y es que seguramente la mejor estrategia en redes quizás no se aleja tanto a la vida real y pasa, como comenta Camino, por “ser fiel a una misma. Tanto en Instagram, en tu vida como en todo momento, porque es lo que te va a traer el equilibrio”.