Noticias

entrecot de ternera

Aumentan las operaciones de compraventa empresarial

21 mar 2019

El sector cárnico es uno de los de mayor tamaño de la industria española. Se considera el cuarto en generación de PIB tras el automovilístico, el de  petróleo e hidrocarburos, y el de producción eléctrica. Pero, frente a estos mercados en los que el negocio se reparte entre muy pocas empresas, el cárnico aparece como un universo hiperfragmentado, en el que campan más de 3.000 compañías, distribuidas por toda la geografía nacional. En este escenario hay cabida para pequeñas firmas locales y también para grandes grupos empresariales, de los de mayor tamaño a escala europea, algunos de ellos entre los líderes mundiales en su actividad. Se trata de un sector atomizado, pero, por ello mismo, muy propicio para la generación de inversiones en la compra de activos y empresas que permitan ganar dimensión.

Existe pues un enorme potencial en este sentido. ¿Se está concentrando el mercado cárnico? No cabe duda, a un ritmo cadencioso, pero que parece acelerarse en los últimos tiempos. Empresas emblemáticas como Cárnicas Villar cambiaron de manos en 2018. Y en 2017 también se produjeron otras operaciones de venta de compañías señeras, como Casademont o Pamplonica. Hasta 12 movimientos de cambio de propiedad y accionarial se produjeron el año pasado, según ha recopilado Alimarket Gran Consumo, y puede ver en el cuadro adjunto. Entre ellos sobresalen los 7 relacionados con el segmento de carne de porcino y los 3 vinculados al mercado de productos de cerdo ibérico.Grupo Costa, un nuevo entre los grandes.El principal protagonista de estas actuaciones es el holding leridano Vall Companys, que sigue agrandando su tamaño y se coloca ya como tercer grupo del sector cárnico por facturación, con unos 1.650 M€ en 2017, tras Campofrío -de la mexicana Sigma- y la corporación cooperativa Bon Àrea. Pero otros grupos se van perfilando y dando muestra de su ambición por crecer, como el gerundense Cañigueral, el zaragozano Jorge, y el oscense Costa. Este último, procedente de la actividad ganadera y de piensos, ha querido verticalizarse y cubrir todo el ciclo productivo mediante la toma de sociedades y activos. Así, desde  2016, se ha hecho con la sala de despiece Toni Josep -renombrada como Costa Food Meat-, la fábrica y marcas de Casademont y, a finales de 2018, daba un golpe de mano con la compra de la soriana Industrias Cárnicas Villar, una compañía especializada tradicionalmente en los productos curados (jamón y embutidos) y con una importante presencia en el negocio de ibéricos. Con esta operación, Costa se convierte en uno de los principales grupos del sector cárnico, con más de 680 M€ de facturación en 2018, 3.500 puestos de trabajo generados y una previsión de 800 M€ para 2019. Tal y como explicaba Jorge Costa, consejero delegado del grupo, en una entrevista concedida a Alimarket: "En este negocio, o eres pequeño o eres grande, y nosotros ya no somos pequeños", lo que supone toda una declaración de intenciones.

Mientras, la leridana Vall Companys aprovechó el año pasado para ir ganando cuota en nuevos negocios y más regiones. Así, adquirió participaciones minoritarias en la empresa Extrapernil del Montseny (marcas 'Erre de Vic 1952' y 'Exalunt'), la comercial y sala de despiece Mas Crespo -que le permite cubrir Baleares- y el matadero y fabricante leonés de elaborados Embutidos Rodríguez. Una toma de posición accionarial inicial que podría llegar a ampliarse, al igual que ha sucedido en algunas de las adquisiciones realizadas poco tiempo antes, como el secadero de jamones Naturíber, la avícola Dolz España, o la sala de despiece Rubiato Paredes. En concreto, la entrada en Extrapernil supone para Vall Companys su aparición definitiva en la categoría de elaborados cárnicos cocidos de calidad, en la que solo cuenta con el reducido catálogo de Frimancha, y complementa así su fuerte incursión en los mercados de jamón curado e ibérico, con empresas como Jamones Duríber y Silencio Jabugo (nuevo nombre de Industrias Reunidas de Jabugo).Ambición por crecer.A través de este tipo de operaciones de compraventa empresarial, se observa cómo se van configurando los grupos que comienzan a sobresalir con claridad en el sector cárnico. Otro de ellos es Cañigueral, que el año pasado se hizo con las modernas instalaciones de producción cárnica de Frigorífics de L’Empordá (Terfrisa), en Vilamalla (Girona), dentro del proceso de liquidación de esta última. Esta adquisición se suma a la del antiguo centro cárnico de Martínez Loriente en Cheste (Valencia), a través de su nueva empresa Frescos Delisano, y a la de Far Jamón Serrano, ambas ejecutadas en 2016. Esta última le permitió, además,  diversificar en áreas de negocio y entrar en el mercado exportador de jamón curado.

El grupo aragonés Jorge, por su parte, afianzó su posición en el mercado catalán de carne de porcino en 2018 con la compra de la sala MarcJoan Import Export, de Santa Eugènia de Berga (Barcelona), que ha especializado en servicios de despiece y envasado de jamón a maquila. Solo un año antes había ya efectuado otra fuerte inversión al adquirir una planta cárnica, esta con matadero, que la sociedad Cárnicas Solá tenía en Mollerussa (Lleida).

Mientas, otra empresa que poco a poco va incrementando su entramado empresarial es la conquense Incarlopsa. Si en 2016 se hizo, dentro de la venta de activos de Martínez Loriente -antiguo interproveedor cárnico de Mercadona-, con la operativa de una de sus plantas en Tarancón (Cuenca), en 2018 formalizó la compra de la planta de la onubense Jamones y Embutidos Jabugo, localizada en la localidad de El Repilado, en el marco del proceso de liquidación y venta de la unidad productiva de la última. Incarlopsa se hacía así con su segunda instalación dentro del mercado de productos ibéricos -es también proveedor de Mercadona en esta categoría-, tras quedarse con otra fábrica en Salamanca hace cinco años.Iberian Invasion.Tan atractivo resulta el negocio de cárnicos ibéricos que su actividad ha comenzado a llevarse a cabo, por muy contradictorio que a priori parezca, más allá de los límites de la península ibérica. Y es precisamente Incarlopsa quien se va a encargar de hacerlo. Así, a comienzos de 2019 anunciaba la adquisición del 67% de la sociedad americana Acornseekers, con sede en Texas, propietaria de una granja cerdos ibéricos 100% puros de bellota y que comercializa carne fresca. Acornseekers fue fundada hace cuatro años por los empresarios españoles Sergio Marsal y Manuel Murga, y con la entrada de Incarlopsa en el proyecto prevé construir una industria y secadero de jamones en EE.UU., "que permita la elaboración de productos ibéricos de calidad para su posterior comercialización en el continente americano". Sería la primera fábrica de elaborados cárnicos ibéricos fuera de Iberia.

Fuente: Alimarket Gran Consumo