Noticias

conjunto de frutas coloridas

La reinvención de los “clásicos”: ¿qué frutas y hortalizas están mejorado su posicionamiento en el punto de venta?

El lineal de frutas y hortalizas en los supermercados ha vivido una auténtica revolución en los últimos años, con novedades realmente sorprendentes en cuanto a sabor, color, tamaño, envases... Elegir un tipo de tomate o patata para hacer una ensalada o un guiso se ha convertido en una tarea difícil, dado el gran número de variedades y propuestas que se ofrecen a un consumidor con nuevas necesidades y con ganas de experimentar.

11 nov 2020

En los últimos tiempos estamos viviendo una transformación en la sección de frutería con la llegada de variedades muy innovadoras, que tratan de sorprender a un consumidor más exigente y que busca diversidad y nuevas experiencias. Para ello, la inversión en innovación es prioritaria, ya sea por parte de las casas de semillas o de los grandes grupos hortofrutícolas, que cuentan con fincas experimentales para probar sus novedosas propuestas. Y es que la distribución está deseosa de novedades, porque un producto bien trabajado en la sección de frutería puede incrementar las ventas del conjunto. Por ejemplo, “cuando el tomate se trabaja bien en la tienda, aumentan las ventas, y al final, gana toda la cadena de valor”, explica Antonio Domene, gerente de la empresa Casi. Y es que el tomate es una de las hortalizas más consumidas, y al que se le destina más espacio en la tienda: más de un 10%. Precisamente el tomate, con cerca de 10.000 variedades a nivel mundial, es uno de esos productos que vive una continua transformación. Hoy se prioriza sabor, comodidad, conveniencia, salud o nuevas experiencias, pero es probable que las propuestas de tomate sean diferentes en los próximos 15 años, con sabores totalmente distintos, incluso asociados a otros productos, olores, aromas y colores. Desde Semillas Fitó adelantan que las variedades con mucho sabor y aspecto llamativo y colorido serán las más exitosas.

Otro producto que ha ido ganando terreno en el mercado ha sido la uva sin semilla. Si hace unos años era un producto excepcional en la frutería, ahora es una referencia habitual, así como la venta de uvas con sabores -algodón de azúcar, fresa, mango, etc-, una de las últimas tendencias. Y es que este tipo de productos ha sido capaz de cambiar totalmente la percepción que el consumidor tenía de él, y ha logrado revolucionar la categoría de uva, que en España tenía un crecimiento muy lento. Así, empresas como Grupo AMC, Moyca Grapes o El Ciruelo reconocen que gran parte de sus inversiones se orientan a la innovación de variedades y la firma de contratos de exclusividad con las grandes obtentoras de variedades. También Uvasdoce ha incorporado una línea de uvas ‘Candies’, con sabores divertidos y sorprendentes. Y es que según avanzan los expertos, en los próximos años llegarán al mercado hasta 100 nuevas variedades que irán ganando nuevos consumidores. Hay que señalar que la investigación genética, que está en pocas manos, es el futuro, y la empresa que tenga acceso a ella podrá sacar una ventaja competitiva. Y es que la innovación también en formatos, envases y procesos permiten establecer relaciones de exclusividad a largo plazo con la distribución.

Precisamente, esta exclusividad en variedades también está llegando al segmento de la patata, como ha ocurrido con el lanzamiento de ‘Princesa Amandine’, variedad que trabajan en exclusiva algunas de las empresas líderes en nuestro país, y cuyo objetivo es dar a conocer sus singulares características organolépticas para crear valor en el mercado nacional. Esta patata ha sido una de las últimas en llegar, pero previamente los principales productores ya venían envasando patatas en función de su uso culinario, color, textura en el cocinado, revalorizando un producto básico y esencial en todos los hogares. Mientras esto ocurre con el producto fresco, también se están diversificando las propuestas de patata de V gama. En este sentido, muchos especialistas han dado el salto al negocio de las microondables, mientras otros han venido mejorando su gama con soluciones más avanzadas. En ambos casos, el objetivo es proporcionar un producto saludable y fácil de consumir. 

También ha crecido la modalidad de IV gama en productos como la calabaza, la piña o la sandía y el melón al facilitar su consumo por su condición de listo para comer o cocinar. En la categoría de sandía y melón también se están produciendo grandes novedades, como la apuesta por una fruta de pequeño calibre para su uso individual, como la sandía ‘Kisy’, cultivada por Agroponiente y Jimbofresh de forma exclusiva. Cuenta con un peso inferior a un kilo y puede pelarse como una manzana o comerse con cuchara. Agroponiente también cuenta con ‘Mikie’, un melón del tipo ‘snow ball’, caracterizado fundamentalmente por su sabor dulce y con un tamaño de entre 1 y 1,3 kg. Asimismo, Jimbofresh cuenta con el melón ‘Lililup’, de la variedad galia y que por su peso, entre 300 y 500 gr, se puede consumir como snack. Otras innovaciones de las que se habla en el sector del melón es la introducción de variedades con nuevos sabores, orientadas a un público más joven y con gustos diferentes.