Noticias

Conjunto de elementos propios de las celebraciones de boda

10 razones por las que contratar un Wedding Planner - Taste and Celebration

Organizar una boda ya sea para 50 invitados o 150 requiere mucho esfuerzo, no solo es escoger flores bonitas y la decoración de las mesas. Un wedding planner hace las veces de diseñador, administrador, coordinador, asesor legal e incluso terapeuta y todo intentando conseguir lo que la pareja quiere de la manera más eficiente posible. Sin embargo, aunque pueden hacer todas esas cosas siempre pueden contratarse ya sea para un tema en específico o la organización completa, hay un amplio abanico de opciones. Están al tanto de todo, desde los detalles más insignificantes que pueden pasar desapercibidos, hasta los aspectos legales necesarios como por ejemplo en la gestión de proveedores y los contratos necesarios.

11 oct 2018

Vamos allá con 10 razones de peso por la que estas personas nos harán el proceso más fácil:

1. Ahorrar tiempo

Bien es sabido que organizar cualquier tipo de evento nos lleva una buena cantidad de tiempo, algo que no abunda estos días. Como los organizadores de bodas son profesionales, conocen la industria mucho mejor. Por esta razón, saben exactamente a dónde ir para obtener los servicios y productos que desea la pareja, lo que reducirá el tiempo que lleva buscar qué es exactamente lo que la pareja está buscando.

2. Prestar más atención a los detalles

Una de las grandes cualidades de los wedding planner es que son detallistas, se fijan hasta en el más pequeño detalle y lo tienen todo bajo control. Esto aporta un plus de seguridad a la pareja sabiendo que no se olvidarán de nada.

3. Ajustarse al presupuesto

Cualquier boda puede salirse rápidamente de presupuesto, pero tener un organizador de bodas nos permite ajustarnos mejor al presupuesto marcado y a saber manejar mejor el dinero, ya que puede evitar que se gaste demasiado en un lugar y no lo suficiente en otro. Nos ayudará a estirar lo máximo posible hasta el último euro y conseguir lo mejor con el.

4. Ajustarse a los horarios de la boda

Incluso si se termina decidiendo que los servicios integrales de planificación no es lo que se busca, contratar a un coordinador para el día en cuestión es la mejor decisión. Puede pasar que una pareja lo tenga ya todo muy claro y sepan perfectamente lo que hacen, sin embargo, una pequeña ayuda para mantenerse relajado y que todo fluya como ha de hacerlo durante el gran día es de agradecer. Puede contratarse un wedding planner para el día de la boda que nos ayude a que todo se mantenga dentro del horario establecido y por el buen camino, que gestione los imprevistos que puedan surgir sin retrasar el timing. Esto será de agradecer tanto por la pareja como por los invitados.

5. Los mejores proveedores

Quién está dentro de este mundillo tiene una gran base de datos sobre todos los proveedores, lo que es de agradecer cuando no se sabe ni por dónde empezar. Se crean relaciones empresariales que pueden ser muy beneficiosas para unos novios inexpertos, traduciéndose en un ahorro de tiempo y dinero. En Taste and Celebration tienes todos los proveedores en uno solo, así ahorras tiempo, dinero y te aseguras que estás en buenas manos para todas las circunstancias que surjan y dudas en todo el camino hacia vuestro gran día.

6. Gestión de crisis

Con este punto no digo que habrá ninguna crisis que solucionar, pero nunca se puede saber que va a pasar, y este tipo de profesionales sabrán perfectamente cómo manejar cualquier situación y cómo arreglarlo.

7. Ejercer de mediador

Es muy común que durante el proceso de organización de una boda surjan diversos puntos de vista entre parejas e incluso con familiares. Contar con una persona neutral y objetiva será de gran ayuda en estos momentos, ya que podrá dar una visión profesional y sensata teniendo en consideración todas las opiniones y buscando la mejor solución.

8. Tener ideas novedosas

A veces el un poco difícil saber exactamente lo que queremos. Podemos ver online mucha inspiración y que nos gustan muchos estilos diferentes, por lo que un profesional nos puede ayudar a unificar todas las ideas que tengamos en mente, sugerir nuevas ideas. Los organizadores de bodas nos pueden ayudar a generar ideas y encontrar nuestra identidad dentro de un mar de posibilidades. Simplemente hay que estar abiertos a sugerencias y dejarse guiar, pues al final buscarán aquello que más se ajuste a la personalidad de la pareja.

 9. Disfrutar más el día

El día D es para relajarse y ¡casarse! Por eso no es el momento de estar pendiente de que todo esté como debe de estar, de si ha llegado por ejemplo el pastel o si los arreglos florales están bien. Lo mejor que podemos hacer es dejar esos detalles en manos de una tercera persona profesional y de confianza y disfrutar del momento y los invitados. es lo que se merecen todas las parejas en este día tan especial e inolvidable.

10. Garantía

Con esto me refiero a que contar con este tipo de profesional, como nuestras Wedding Planner de Taste and Celebration, garantiza que ese día tan especial será aquel con el que tanto habéis soñado. Os guiará y aconsejará para dar forma a vuestros sueños e ilusiones y trabajará duro para que todo salga perfecto. No hay nada más satisfactorio para un wedding planner que hacer a unos novios felices el día más especial de su relación y eso es el fin de su trabajo.

 

Espero que estas reflexiones os ayuden en este proceso, en el que siempre que lo necesitéis habrá un profesional encantado de poder ayudaros y convertir vuestros sueños en realidad.

 

Nos vemos en el stand - Stand 4C05 1001 Bodas

By Taste and Celebration 

 

www.tasteandcelebration.com

hola@tasteandcelebration.com

Tfno. 640 67 68 25